El domingo 12 de febrero los Mandatarios se reunirán para conmemorar los 200 años de la batalla de Chacabuco en una ceremonia que el Ejército chileno prepara desde 2015. Un tema a tratar sería la violencia en el sur de Chile y la Patagonia Argentina.
Publicado el 06.02.2017
Comparte:

El próximo domingo 12 de febrero el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, y la Presidentade Chile, Michelle Bachelet, se reunirán para conmemorar los 200 años de la batalla de Chacabuco en una ceremonia que el Ejército chileno viene preparando desde 2015. La cita se realizará en Colina, donde hoy está el monumento a la Victoria de Chacabuco y estarán presentes los ministros de Defensa y Relaciones Exteriores de ambos países, además de embajadores de Argentina, España y Perú, entre otros.

Pero si bien el contexto es de celebraciones, los mandatarios aprovecharían la instancia para conversar sobre el conflicto mapuche que afecta al sur de Chile, pero también en el último tiempo a la Patagonia Argentina. Según una nota publicada por el diario El Clarín de Buenos Aires “el gobierno chileno planteó su preocupación al de Argentina sobre el conflicto mapuche en la Patagonia, que es creciente y que afecta a ambos países”. Además sostiene que “el tema ya se viene conversando entre miembros de inteligencia chilena y argentina y también entre funcionarios del ministerio de Seguridad con su contraparte trasandina”.

Incluso entrega un antecedente, sobre que la semana pasada se puso sobre la mesa el tema en las conversaciones que mantuvieron el embajador José Antonio Viera Gallo y el vicecanciller Pedro Villagra Delgado.  “Para nosotros es un desafío como sociedad importante y como tal tenemos que redoblar esfuerzos para reconocer al pueblo mapuche y reconocer sus derechos, pero al mismo tiempo no permitir la violencia”, dijo el embajador de Chile en Buenos Aireas al medio trasandino.

Toda esta preocupación es a raíz del protagonismo que ha tenido el líder de la Resistencia Ancentral Mapuche (RAM), Facundo Jones Huala, que fue formalizado por la Fiscalía chilena por la causa de incendio, infracción a la ley de control de armas y a la ley de extranjería en el marco de la investigación por el incendio en el fundo Pisue Pisue en Río Bueno, en enero de 2013. El lonco mapuche se fue a Argentina, por lo que Chile pidió la extradición. Sin embargo, el 1 de septiembre de 2016 la justicia del otro lado de la cordillera la rechazó y quedó en libertad.

Al momento de salir de la cárcel de Esquel, Jones Huala -rodeado de partidarios mapuches- dijo a la prensa: “hermanos muchas gracias, este es el resultado de la movilización de todas las comunidades, de ambos lados de la cordillera, y de la gente que solidariamente ha comprendido el nivel de conciencia de nuestra nación, de nuestros milicianos  y combatientes. Un saludo a todos los que combaten en ambos lados de la cordillera”. En el punto de prensa, también habló sobre una de las principales luchas del movimiento que lidera: la ocupación del campo de la empresa Benetton, hace ya casi dos años. La causa del líder de la RAM hoy está en la Corte Suprema de Argentina.

Según el Clarín “los brotes de conflictividad son identificados como pugnas legítimas que enfrentan a mapuches con extranjeros que son grandes propietarios de tierras en la Patagonia argentina. Contra Joe Lewis, el magnate y multimillonario inglés, amigo del Presidente (Macri). Y contra Luciano Benetton, en tierras que reivindican los mapuches”.

Si bien en la nota del medio trasandino aseguran que “en Santiago afirman que el gobierno de Macri desconoce el conflicto. De hecho, la orden aquí es no opinar del tema porque consideran que se trata de un problema del gobernador Sergio Das Neves“, en una entrevista realizada por “El Líbero” la diputada de la provincia de Chubut y militante de Cambiemos, partido del Presidente Macri , Jacqueline Caminoa, dijo que “estoy convencida que son los mismos que en Chile”, refiriéndose a los ataques que se han producido en su zona.