Desde los gremios explican que el gobierno no aumentará el número de trabajadores sindicalizados, lo que fue acordado hace seis meses atrás. "Acá tiene que haber respeto a la palabra empeñada, se adquirió un compromiso y nunca se ha materializado, el gobierno no está cumpliendo", dice a "El Líbero", el primer vicepresidente de la Conapyme, Héctor Sandoval.
Publicado el 02.03.2016
Comparte:

“Estamos en estado de alerta”. Esa frase comentaban ayer con preocupación representantes de los gremios de la Confederación Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conapyme).

Y es que ayer pasadas las diez de la mañana los ocho gremios de la Conapyme realizaron un asamblea extraordinaria para analizar el proyecto de reforma laboral, que se votará entre la segunda y tercera semana de marzo en el Senado. El objetivo del encuentro era acordar una postura común crítica frente a la iniciativa. (En la foto)

IMG_3103[2]Esto, debido a que el gobierno, según explican, dejó de lado elementos clave del proyecto que beneficiaban a las Pymes y que habían sido acordados con el Ejecutivo hace seis meses.

Fue en septiembre de 2015 cuando la bancada de “senadores propyme”, liderada por Eugenio Tuma (PPD), presentó un paquete de propuestas para el proyecto de reforma laboral, centrada en eximir a las Pymes de algunas de las exigencias de la iniciativa del Ejecutivo. Entre ellas, se propuso elevar el quorum para formar sindicados de ocho a 25 trabajadores. Con esto, más de 800 mil empresas quedarían fuera de los efectos de la reforma laboral que, entre otras cosas, prohíbe el reemplazo en huelga.

Estas propuestas habían sido conversadas de antemano con los representantes de la Conapyme y los ministros Rodrigo Valdés (Hacienda) y Luis Felipe Céspedes (Economía). De esta manera, las medidas se sellaron en un acuerdo de palabra entre los gremios, las bancadas de senadores y el gobierno, de manera que fijar en 25 el número de trabajadores sindicalizados se convertiría en una indicación del Ejecutivo.

Este acuerdo se dio en medio de un fuerte debate al interior de la Nueva Mayoría con respecto a este punto. Mientras que la DC y el PPD respaldaban aumentar los trabajadores sindicalizados, la apuesta del PC y de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) era mantener el quórum que existe actualmente en el Código del Trabajo (8 trabajadores), posturas que se mantienen hasta ahora.

Sin embargo, el acuerdo nunca se materializó. Con el paso de las semanas la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, explicó que “estas propuestas son propias de los parlamentarios” y que “el gobierno no tuvo espacio para presentarlo como indicación”. Y, según dicen desde la Conapyme, las señales que les ha enviado el Ejecutivo durante estos últimos días con respecto a las nuevas indicaciones, mantienen esa postura de no aumentar el número de trabajadores sindicados.

“Acá tiene que haber respeto a la palabra empeñada, se adquirió un compromiso y nunca se ha materializado, el gobierno no está cumpliendo”, dice a “El Líbero”, el primer vicepresidente de la Conapyme, Héctor Sandoval, y agrega que “cuando baja el número de personas para poder formar sindicatos a 8 personas, el riesgo en la Pyme es grande.  Nosotros exigimos que se cumpla lo que anunciamos públicamente. Esto de intentar estar bien con dios y el diablo, no hace bien. La Presidenta está respetando más el compromiso político con el PC que con el resto del país”.

De esta manera, ayer durante la asamblea los gremios de la Conapyme acordaron una nueva estrategia para enfrentar la votación de la reforma laboral, con el objetivo de abordar de manera diferente este tema y lograr que se respete el acuerdo. Según explican desde la Conapyme, la idea es que los voceros de cada uno de los gremios se desplieguen a nivel nacional y en los diferentes medios de comunicación, dando a conocer el mensaje de que, a su juicio, “este gobierno está matando a las Pymes”.

“Nos cansamos de tener reuniones. estamos cambiando la forma de abordar este tema. Nosotros intentamos estar en las mesas de diálogo y no pasó nada.Vamos a ver la reacción del Ejecutivo y la posición del poder legislativo”, explica Sandoval.

 El impacto de la reforma laboral en las Pymes

Según explican desde la Conapyme, existen dos puntos críticos que afectan de manera negativa a las pequeñas y medianas empresas. Uno de ellos es el reemplazo en huelga. El gobierno apuesta por eliminar la facultad del empleador de reemplazar a sus trabajadores en el caso de huelga. Esta situación, comentan desde los gremios, en una pequeña empresa se transforma prácticamente en una “bancarrota” segura, si se extiende por más de 10 días.

Asimismo, el aumento del quórum de trabajadores sindicados es un punto clave para las Pymes, debido a que que con sólo ocho personas en un sindicato, se corre el riesgo de que se “atomice el sindicalismo”. Esto, debido a que “todo el poder sindical quedará en sus dirigentes y no en sus trabajadores”.

 

FOTO: AGENCIA UNO