El martes, el ex canciller habría rechazado los nombres propuestos por el senador Felipe Harboe para el cargo de secretario general. De esta manera, el ex ministro se inclinaría por designar a dirigentes ligados al "girardismo", lo que incomoda a un sector del partido.
Publicado el 10.05.2018
Comparte:

El martes, el senador Felipe Harboe arribó hasta el departamento de Heraldo Muñoz, ubicado en la comuna de Vitacura. En la ocasión, sostuvieron un encuentro reservado en el que abordaron aspectos de las elecciones del partido.

Ese fue el momento en que se dio por descartada la posibilidad de integrar una lista de consenso para los comicios del 10 de junio. El punto clave fue el que no consiguieron acordar un nombre común para la secretaría general del PPD.

Harboe habría querido incorporar a la nómina al actual vicepresidente Alejandro Vega, en ese rol. Además, en las vicepresidencias habría propuesto al ex diputado Jorge Tarud, al ex senador Eugenio Tuma y  Ximena Jara.

Nombres que habrían sido descartados por el ex canciller. Así, finalmente, habría optado por inclinarse para sumar a su lista a dirigentes ligados a las corrientes internas que apoyan su candidatura como “Convergencia Progresista” encabezada por el actual timonel, Gonzalo Navarrete, y el vicepresidente Óscar Santelices, ambos, cercanos al senador Guido Girardi. También Muñoz incluiría figuras del “Tercerismo”, sector liderado por el dirigente histórico y experto electoral, René Jofré, y el actual secretario general, Germán Pino.

De este modo, uno de los nombres que estaría sonando al interior de la colectividad para integrarse a la lista de Muñoz es Sebastián Vergara, cercano a “Convergencia Progresista”.  El dirigente fue jefe de gabinete de la ex ministra de Transporte, Paola Tapia (PPD), figura que cuentan con el respaldo del senador Girardi.

Además, como representante del “Tercerismo”, el ex ministro incluiría a Andrea Muñoz, una de las principales figuras por la que está apostando esa corriente para una vicepresidencia.

Tensiones a un mes de los comicios

Desde la colectividad señalan que el fracaso de las gestiones para llegar a un consenso no permitirá uno de los objetivos de Muñoz. El ex canciller quería alcanzar la presidencia del PPD sin grandes roces internos y ser, así, no solo la figura que recompusiera el clima sino que levantara a la colectividad tras el mal desempeño en las pasadas elecciones. Tareas que serían más fáciles, advierten, sin las peleas que se dan a un mes de los comicios.

En este escenario, Harboe optó por otra estrategia. La idea del legislador de levantar una “tercera lista” no es para presidir el partido, sino que para impulsar una nómina que compita por las vicepresidencias. Y ejercer influencia desde esa posición.

De este modo, habría dos listas o “ticket” para competir por la presidencia, secretaría general y tesorero, manteniéndose Heraldo Muñoz y Marco Antonio Núñez en la pelea. Mientras que las nóminas para las vicepresidencias serían tres, incorporándose algunos nombres liderados por Felipe Harboe con Ricardo Lagos Weber.

Desde el mundo que representa Harboe, sostienen que la principal molestia del senador sería a raíz de la influencia que tendría el senador Girardi en la nómina de Muñoz. Ello porque, a pesar de que el ex canciller no está ligado a ninguna corriente interna del partido -de hecho históricamente ha sido un cercano al ex Presidente Ricardo Lagos- se asegura en la colectividad que el principal impulsor de su candidatura interna, es precisamente el senador por Santiago Poniente.