Cercanos al ministro del Interior sospechan que desde el mismo palacio presidencial se pudo haber filtrado la información. Incluso circuló una fotografía de la ex directora de la Secom reunida con el director de The Clinic.
Publicado el 16.04.2015
Comparte:

¿Cómo se filtró a The Clinic la información sobre las boletas de Peñailillo?, era la pregunta que rondaba ayer en los patios de La Moneda desde que el medio publicó que el ministro del Interior emitió cuatro boletas a la empresa de Giorgio Martelli, el recaudador electoral de las campañas de la Presidenta Michelle Bachelet. Según el acierto periodístico de The Clinic, la compañía Asesorías y Negocios SpA, perteneciente a Martelli, efectuó pagos a Peñailillo en 2011 y 2012. Las empresas de Martelli están siendo investigadas por el Servicio de Impuestos Internos (SII) debido a los supuestos nexos que tendrían con SQM. Luego de la información publicada, Peñailillo aclaró su situación desde el Congreso.

“Yo efectivamente cuando llegué el año 2011; yo estuve el año 2010 y 2011 en España, estudiando, a finales del 2011 y principios de 2012 yo trabajé durante cuatro meses en una empresa de Giorgio Martelli en mi calidad profesional y como magister en análisis político”, explicó el ministro y agregó que “soy ingeniero comercial y soy magíster en análisis político, y en ese ámbito yo presté mis servicios durante esos cuatro meses hace más de tres años”.

El ministro y su máximo asesor político y comunicacional, Robinson Pérez, decidieron enfrentar de inmediato a la prensa y así no cometer el error que se atribuye a Sebastián Dávalos al destaparse el caso Caval: guardar silencio y permitir que los rumores se tomaran la agenda. Por eso Peñailillo enfrentó a los medios de comunicación en los pasillos del Congreso -lugar donde estuvo El Mercurioacompañado por Pérez tal como lo grafica hoy El Mercurio– , donde respondió todas las preguntas efectuadas por los periodistas; luego dio una entrevista en vivo al noticiero Teletrece; y, este miércoles, apareció hablando en el diario La Tercera.

Sin embargo, esta copiosa irrupción comunicacional no calmó las aguas en el Palacio Presidencial, donde se insistía en que la información podría haber sido filtrada a The Clinic por alguna de las pocas personas que tenían contacto con Peñailillo en la época en que emitió las cuestionadas boletas a Martelli: ex miembros del “pre” comando de campaña.

Fuentes de La Moneda aseguran que ni la Presidenta Bachelet ni los ministros del comité político fueron previamente informados por Peñailillo de la situación, cuestión que ha generado reproches dentro del oficialismo hacia el ministro del Interior.

La difusión de la fotografía de Paula Walker con el director de The Clinic

Así las cosas, durante la mañana de este jueves comenzó a circular entre periodistas y políticos, vía WhatsApp, una fotografía en que aparece la ex directora de la Secretaría de Comunicaciones Paula Walker conversando con el director de The Clinic, Patricio Fernández. Se desconoce el origen y la fecha de la foto, pero ayudó a instalar con más fuerza la teoría de una filtración desde dentro de La Moneda. La mala relación entre Peñailillo y Walker, reconocida por cualquier persona que conozca la vida en Palacio, fue terreno fértil para que las tesis conspirativas se acrecentaran.

Las recriminaciones también llegaron al Ministerio Secretaría General de Gobierno (Segegob), ya que durante la crítica tarde del miércoles, el vocero Álvaro Elizalde no salió a respaldar a Peñailillo. Asimismo, también hubo cuestionamientos al “control de daños” que realizó su repartición, ya que la prensa de hoy habría recogido versiones sobre conversaciones privadas que se sostuvieron en La Moneda.