Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 15 de mayo, 2018

Cómo enfrentar los encuentros entre fiscales y políticos: no prohibirlos, pero llevar un registro público

Autor:

Javiera Barrueto

Al menos cinco citas son las que se han conocido en el último tiempo, entre persecutores y legisladores. El director ejecutivo de Chile Transparente, Alberto Precht, sostiene que esas reuniones son "parte de la democracia", pero que "siempre deben ser publicitadas en los respectivos portales de las autoridades".
Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En septiembre de 2015, hasta la casa del senador Guido Girardi (PPD), llegó el entonces aspirante a fiscal nacional, Jorge Abbott. En la cita también participó el abogado Ciro Colombara, quien luego asumiría la defensa de Marco Enríquez- Ominami, en el caso SQM, y de Herman Chadwick, en el caso Caval.

Hace unos días, la cabeza del Ministerio Público admitió que ese mismo año también sostuvo una reunión con el entonces senador Hernán Larraín (UDI) y el abogado Mario Zumelzu, querellante en el caso Caval.

Luego, se conoció otro encuentro del Fiscal Nacional, en diciembre del año pasado, con el aún senador Larraín. En esa oportunidad, a diferencia de las anterior, fue informado a través de la Ley del Lobby. El motivo fue conversar sobre su par Iván Moreira, involucrado en el caso Penta.

Cuando, hace unos días, Abbott comentó la reunión de 2015, el ex fiscal Carlos Gajardo, condenó el hecho a través de las redes sociales. “Gravísima declaración del Fiscal Nacional Abbott. Reconoce otra reunión privada previo a ser nombrado FN. Ahora con el ex Senador Larraín en las oficinas del querellante del Caso Caval. ¿Qué se habla en esas reuniones? ¿Porqué se producen? ¿A qué acuerdos se llegó?”, escribió en su Twitter, el 6 de mayo.

Pero resulta que el mismo Gajardo también tuvo encuentros con integrantes del Poder Legislativo.

De hecho, en enero, el entonces persecutor del caso Penta se reunió con el diputado de Revolución Democrática, Renato Garín, para abordar la gestión de Abbott.

Y ese no fue el único encuentro que sostuvo Gajardo, puesto que en 2016, el entonces fiscal jefe de la Unidad de Delitos de Alta Complejidad  Oriente, se juntó con los diputados Giorgio Jackson (RD) y Camila Vallejo (PC). La cita se gestó a petición de los legisladores por la investigación de lucro en 12 universidades.

En ese sentido, tras la polémica que se ha levantado, el director Ejecutivo de Chile Transparente, Alberto Precht señala a “El Líbero” que no se debe ser “hipermoralista” con respecto a los encuentros que realicen las autoridades. Sin embargo, aclara, que “esas reuniones tienen que ser siempre publicitadas en los portales respectivos de cada una de las autoridades”.

Afirma, también, que las publicaciones en Transparencia permiten fiscalizar si en las reuniones hubo influencia de las autoridades o de los fiscales. Agrega que “creer que uno puede prohibirlas, y que sería sano que los fiscales o que los parlamentarios no se reunieran con nadie, sería incluso contradictorio con la democracia que busca que haya diálogo. Lo importante es que esto se haga a la luz del día y que no sea de manera oculta”.

Como aparece en el sitio de la Ley de Lobby, los funcionarios públicos deben registrar y dar a conocer las reuniones y audiencias solicitadas por lobbistas y gestores de intereses particulares, que tengan como finalidad influir en una decisión pública. También deben publicar los viajes que realicen en el ejercicio de sus funciones, y los regalos que reciban debido a su cargo. Sobre esto, Precht añade que “hay otras autoridades que van más allá y publican, además, toda su agenda”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: