Además de votar por Presidente, senador y diputado, el próximo domingo los chilenos también elegiremos a los consejeros regionales. No aparecen en la franja electoral, difícilmente vemos sus rostros en la propaganda de las calles y el rol que cumplen en la democracia es escasamente conocido por la ciudadanía.
Publicado el 12.11.2017
Comparte:

¿Qué son los cores?

Los cores son representes de la ciudadanía en el Consejo Regional, que a su vez es el órgano encargado de evaluar y aprobar los diversos proyectos propuestos por el intendente y que provienen de las distintas comunas de la región y también de organizaciones privadas sin fines de lucro. Tal como el Congreso legisla los proyectos del gobierno central, los cores cumplen la misma función en los gobiernos regionales. “Tenemos fundamentalmente la labor de fiscalizar al gobierno regional, además de resolver y decidir cómo se invierten los fondos que se destinan a la región”, señala Roberto Lewin (UDI), que postula a su tercer período como Core metropolitano.

¿Cómo se eligen los cores?

Sólo desde 2013 los consejeros regionales son elegidos por votación popular. El número de integrantes depende de la cantidad de habitantes de cada región. En el caso de la Región Metropolitana, el próximo domingo serán elegidos 34 cores. En regiones con menos población, como Arica y Los Ríos, se eligen sólo 14 consejeros regionales.

En Santiago, los 34 cores se dividen en distintas circunscripciones provinciales. Por ejemplo, en Ñuñoa, Providencia, Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea y La Reina, se elegirán a tres consejeros regionales. Pero el elector sólo debe votar por un solo candidato de la papeleta.

¿Qué hacen los cores?

A diferencia de los parlamentarios y los alcaldes, los cores pueden además desempeñarse en otras labores profesionales. Deben ejecutar como mínimo dos sesiones plenarias mensuales, que realizan en la sede del Gobierno Regional, también conocido en la administración pública como Gore. Además cada Core debe integrar comisiones de distintas materias –como seguridad, infraestructura, educación, salud- donde se discuten los proyectos que finalmente son votados en el Consejo Regional. “A diferencia de un diputado, que puede pasar dos períodos parlamentarios tratando de que se apruebe una ley, los cores nos tardamos un máximo de año y medio en concretar una inversión, que se traduce, por ejemplo, en la construcción de un edificio municipal, un parque, o un centro de salud familiar”, señala el actor Juan Pablo Sáez (Independiente pro DC) que postula a ser reelegido como Core por las comunas de Puente Alto, Pirque y San José de Maipo.

¿Cómo funciona el Consejo Regional?

Los alcaldes de las distintas comunas de cada región, presentan proyectos para postular a los fondos públicos que administran los consejeros regionales junto al intendente. Estos son los Fondos Nacionales de Desarrollo Regional, los FNDR, que en caso de la Región Metropolitana superan los 140 mil millones de pesos anuales.

Cada proyecto, por ejemplo la pavimentación de las calles o la implementación de plazas o mejoras de los colegios municipales, son evaluados por los consejeros regionales en las distintas comisiones y junto al intendente deciden cuáles son los más urgentes, para que sean votados en la sesión plenaria del Consejo Regional. Luego se transfieren los recursos a las mismas municipalidades, para que sean los propios alcaldes los que ejecuten los proyectos.

Pero no sólo las municipalidades postulan a estos fondos regionales que son administrados por los cores. Cualquier corporación privada sin fines de lucro, como fundaciones, ONG, juntas de vecinos, clubes deportivos, Bomberos, e incluso otras instituciones del Estado, pueden presentar proyectos para que sean financiados por el consejo regional. Así, por ejemplo, la Fundación Teletón recibió del Gobierno Regional Metropolitano casi ocho mil millones de pesos, para la ampliación del instituto de rehabilitación de Santiago, que fue inaugurado recientemente. Los recursos del Gore, correspondieron al 78% de las obras.

¿Cuánto gana y cuánto trabaja mensualmente un Core?

El sueldo del Core es variable, entre 400 mil y un millón 400 mil pesos, dependiendo de cuántas sesiones plenarias asista al mes y en cuántas reuniones de comisiones participe. Las sesiones pueden durar hasta ocho horas y como mínimo se realizan dos veces al mes, aunque a veces pueden llegar a ser cuatro. También deben participar a lo menos en tres reuniones de comisiones al mes.

A una semana de las elecciones de consejeros regionales, Juan Pablo Sáez afirma que lo que más lo moviliza a ser Core es que “al final trabajas para lograr soluciones concretas, puedes tener diferencias políticas con los otros consejeros pero al final el sentido común nos termina uniendo y terminamos todos aprobando por unanimidad un determinado proyecto. Es muy raro que no lleguemos a acuerdo frente a temas que son de urgencia para la ciudadanía”. Roberto Lewin, en tanto, espera que si es reelegido consejero regional sea más equitativa la distribución de los recursos públicos en la inversión de las regiones en el país: “Estos 140 mil millones de pesos que recibe el Gobierno Regional de Santiago corresponden a un 2,5% de la inversión total de la Región Metropolitana, pero debiera ser mucho más”.

Todos los proyectos municipales y de organismos privados sin fines de lucro,  que fueron gestionados y aprobados por los cores, están individualizados en los sitios web de los distintos consejos regionales del país. En el caso de Santiago, se pueden conocer en Gobiernosantiago.cl o Coresantiago.cl