Son cinco los compatriotas que se encuentran en Lukla esperando subirse a algún avión. Han visto que países como India y España han enviado avionetas privadas o helicópteros a buscar a sus nacionales, pero los chilenos aún no tienen información sobre ellos.
Publicado el 29.04.2015
Comparte:

Sólo queremos regresar rápido a Chile y ver a nuestras familias“, son las desesperadas palabras de una de 40d9323f3d75b86c5414b91e5fad4a09 (1)los cinco chilenos que se encuentran en la ciudad de Lukla, ubicada al este de Nepal. María Fernanda Rubio, una joven penquista que estaba de vacaciones con su marido Andrés Gutiérrez, cuenta a El Líbero que la comunicación con el gobierno ha sido prácticamente nula y relata cómo ha sido vivir por segunda vez en su vida un terremoto, pero esta vez a miles de kilómetros de su familia.

Hace 10 meses que la pareja abandonó el territorio nacional para comenzar una aventura en sus vidas. Durante algún tiempo trabajaron en Australia, luego recorrieron el Sudeste Asiático y para empezar a cerrar su viaje decidieron realizar una de las últimas paradas en el famoso Campo Base del Everest. Cuando ya iban en su noveno día de trekking Andrés comenzó a sentirse mal por la altura y el frío, por lo que decidieron bajar de la montaña.

“Estábamos caminando encima de unas piedras en un valle y empezó a temblar. Se movía muy fuerte y de inmediato dijimos: esto es un terremoto. Nos agarramos y nos abrazamos a una piedra”, relata Rubio, quien agrega que su mayor miedo era el ruido que escuchaba viniendo desde la montaña, pues podría ser una avalancha.

2ae14bbb3a94627c54bbc925aeb792acEl sismo de 7,8 grados en la escala de Richter -que ya ha costado la vida de más de 5 mil personas y ha dejado, al menos, 8 millones de damnificados– provocó que los turistas chilenos caminaran por horas. “El frío era insoportable. Mis piernas apenas me respondían, pero yo sabía que la única opción que tenía era caminar. Fue una odisea bajar, la ruta estaba llena de rocas, grietas y algunas partes cortadas por lo que había que escalar para retomar el camino”, comenta.

Cuando lograron llegar al pueblo llamado Tengboche, la joven pareja se enteró de la magnitud del sismo y supieron que debían comunicarse con sus familias. María Fernanda le pidió el teléfono a una japonesa y logró hablar con su madre. Como había mala señal, sólo logró decirle entrecortado que había ocurrido un terremoto y que estaban vivos.

Finalmente el lunes llegaron a Lukla, ciudad donde se encontraron con tres chilenas. “Llevamos dos días aquí, cada vez se llena más de turistas esperando a ser llevados a Katmandú -capital de Nepal y lugar del epicentro del terremoto- para luego salir del país de alguna forma, los cajeros no funcionan y el estrés aumenta. Estamos atascados en Lukla. El susto es que ya han llegado varios turistas y el pueblo no es muy grande, está colapsado“, cuenta la joven oriunda de Concepción.ad0265274a541d33070d83d8425f56c1

– ¿Qué ayuda han recibido por parte del gobierno chileno?
– Me contacté con el cónsul, Gustavo Cantuarias, a través de WhatsApp. Me contestó y me preguntó mis datos y sería todo. Nosotros contamos con muy poca información, no sabemos qué va a pasar. Por ahora puro “bla bla”. Hemos sido nosotros los que nos hemos movido con la aerolínea. No sabemos qué va a pasar en Katmandú. El gobierno, por mi parte, no ha hecho nada. No he tenido ningún tipo de comunicación con ellos. No tenemos idea de cuándo nos van a sacar, cómo, dónde, nada.

– ¿Cuál es la situación actual de ustedes en Lukla?
– Aún tenemos comida y menos mal que traíamos harto efectivo, porque no hay cajeros. Nuestro mayor miedo es por las noches, dado que aún hay réplicas y las construcciones son pésimas. Todo el día estamos junto a los otros turistas rodeando el aeropuerto, esperando que nos suban en algún vuelo. Cada vez que despega un avión en Katmandú, suena una alarma y todos empezamos a aplaudir, aunque lamentablemente de mi aerolínea sólo han llegado dos aviones. Varios países están mandando avionetas y helicópteros muy grandes, ayer llegó uno y se llevó a todos los turistas de India que estaban en este lugar, también aterrizó uno español (VER VIDEO). Somos sólo cinco chilenos en Lukla, pero tenemos que salir de alguna forma.
– ¿Cuál es su plan por ahora?
– Se supone que el 8 de mayo continuábamos nuestro viaje, pero ahora todo cambió. Tenemos que llegar a Katmandú y sabemos que el cónsul está realizando reuniones. Sólo queremos regresar rápido a Chile y ver a nuestras familias. Ojalá nos ayuden de parte del gobierno para dejarnos en algún aeropuerto internacional, hemos escuchado que quizás nos lleven a India o España, pero la verdad no es seguro. Todos esperamos lo mismo. Pasar un terremoto en otro país es súper fuerte.
– Ustedes también vivieron el terremoto del 27 de febrero de 2010 en Concepción…
– Sí, pero si uno compara los terremotos, aquí hubo menos movimiento y fue más corto, aunque la diferencia es que las construcciones son tan malas que el daño es tremendo. Uno está todo el día con susto, hay grietas en los edificios, en la tierra. A pesar de que fue de menor escala, hubo mayor destrucción.