En su informe al respecto, titulado “La revancha de los deplorables”, la publicación sostiene que el 2016 fue un año en que hubo una “revuelta popular” contra las élites políticas, las que para muchos “no representan los intereses de la gente común”.
Publicado el 11.02.2017
Comparte:

Hace algunas semanas, The Economist Intelligence Unit (EIU) lanzó una nueva versión de su Democracy Index, que viene realizando desde el año 2006. El estudio -que mide los niveles de democracia de más de 160 países evaluando distintas categorías como su cultura política, la participación política, las libertades civiles, procesos electorales y pluralismo, y el funcionamiento del gobierno de turno-, causó revuelo internacional porque “degradó” a Estados Unidos: lo sacó de la lista de países con “democracia plena” en que se encontraba en 2015 y lo ubicó entre las naciones que tienen una “democracia defectuosa”. Además de esos dos grupos de países, The Economist tiene las categorías “régimen híbrido” y “régimen autoritario”.

Pero en Chile la publicación de este informe no tuvo mucha repercusión, a pesar de que nuestro país también sufrió una caída en el ranking. Si bien se mantuvo entre los países con “democracia defectuosa”, pasó del lugar 30 al 34 entre 2015 y 2016, bajando de 9,71 a 9,41 en la categoría de “libertades civiles”. En el consolidado, Chile pasó de 7,84 puntos a 7,78, donde 10 es el máximo posible.

tablaok

En su informe al respecto (ver aquí), titulado “La revancha de los deplorables”, EIU sostiene que el 2016 fue un año en que hubo una “revuelta popular” contra las élites políticas, las que para muchos “no representan los intereses de la gente común”, haciendo referencia al triunfo del Brexit en Reino Unido y a la elección de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos.

El texto también hace referencia a la caída experimentada por EEUU desde democracia “plena” a “defectuosa”. “Estados Unidos, portador de la democracia para el mundo, se ha convertido en una democracia defectuosa, ya que la confianza popular en el funcionamiento de las instituciones públicas ha disminuido. La puntuación para los EEUU cayó a 7,98 desde 8,05 en 2015, haciendo que la principal superpotencia económica del mundo se deslice por debajo del umbral de 8,00”, que es el umbral fijado para una “democracia plena”.

En el grupo de las democracias más sólidas se ubican 19 países, como Noruega, Islandia, Suecia, Reino Unido, España y Uruguay. En las democracias defectuosas (57 países) figuran EEUU, Japón, Italia, Francia y la mayoría de las naciones de Latinoamérica, como Chile, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México y Paraguay.

En los regímenes híbridos aparecen Venezuela, Ecuador y Bolivia, y en los regímenes autoritarios dominan principalmente países de África y Asia.