El destacado intelectual cubano asegura que el Presidente electo de EE.UU. tiene un discurso similar al Podemos de Pablo Iglesias por su discurso antiglobalización y anti OTAN, y que si hace lo que prometió en campaña “será desastroso para la economía”. “Esta vez el elefante republicano ha entrado en una cristalería”, afirma. Tres día antes de la elección escribió que "Trump podría ganar".
Publicado el 12.11.2016
Comparte:

El “tsunami” que generó la elección de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos recién comienza, y para profundizar en sus impactos, “El Líbero” conversó con el destacado periodista y escritor cubano y analista de CNN Internacional, Carlos Alberto Montaner.

Montaner es uno de los periodistas más leídos en lengua española y según revistas especializadas sus columnas, que se publican en decenas de América Latina, Estados Unidos y Europa, las leen semanalmente seis millones de personas.

El sábado 5 de noviembre, tres días antes de la elección del martes 8, escribió la columna Hillary, Trump y dónde está la fortaleza norteamericana, en que señaló premonitoriamente: “Faltan pocas horas para las elecciones norteamericanas. Trump podría ganar. En la medida que llega el fin de la campaña los dos candidatos se acercan notablemente”.

-¿Por qué cree que ganó Trump?

-Por una combinación de factores: su atractivo como celebridad de la TV, su condición de macho alfa, su lenguaje desafiante que le daba titulares constantemente, su imagen de redentor nacionalista de los sectores olvidados en esta etapa post-industrial, la mayor parte blue-collars blancos y, en definitiva, por la fuerza del lenguaje populista antimercado y antiglobalización que no cesó de utilizar.

– Los medios y los especialistas, principalmente liberales de EE.UU. “construyeron” una imagen política de Trump en base a sus propias y desafortunadas palabras. ¿Qué Trump ve Ud.? ¿Uno demócrata, respetuoso de las instituciones y de las minorías o lo más parecido a un populista latinoamericano?

-Me temo que se parece más a un populista latinoamericano o español. Pablo Iglesias, el comunista español de Podemos, tiene una visión parcialmente semejante a la de Trump. Es antiglobalización, contrario a la OTAN y pro Putin.

Montaner: “Si hace lo que prometió en campaña será desastroso en el terreno económico. Aumentará el gasto público enormemente. Pero en el campo de las relaciones internacionales probablemente será más dañino aún. Esta vez el elefante republicano ha entrado en una cristalería”

-¿Cómo cree que será la gestión del Presidente Trump?

-Si hace lo que prometió en campaña será desastroso en el terreno económico. Aumentará el gasto público enormemente. Pero en el campo de las relaciones internacionales probablemente será más dañino aún. Esta vez el elefante republicano ha entrado en una cristalería.

-¿Cómo avisora que sería la relación del gobierno de Trump con América Latina, especialmente con Cuba y México?

-Para la dictadura cubana lo sucedido es fatal. Los cubano-americanos fueron la clave para que Trump ganara Florida, un estado fundamental, y Trump se comprometió con ellos a exigirle concesiones democráticas a ese régimen a cambio del deshielo. Como la dictadura no está dispuesta a aceptar nada que ponga en peligro su control social o político, lo presumible es que continúe la hostilidad entre los dos países. No habrá levantamiento del embargo, no habrá inversiones norteamericanas ni de ninguna otra parte y la situación económica del país se deteriorará aún más. Esto sucede cuando Fidel, de 90 años, y Raúl, de 85, tienen un pie en la sepultura, y el chavismo venezolano se tambalea.

Para México la elección de Trump es también una mala noticia. No sólo por la política migratoria del magnate, y por el proteccionismo, sino porque pudiera impulsar una respuesta nacionalista en México, estimulando un populismo de izquierda, como el de Andrés Manuel López Obrador. A nadie le beneficiaría que dos personajes como estos se enfrentaran durante años.

Montaner: “Para la dictadura cubana lo sucedido es fatal. Los cubano-americanos fueron la clave para que Trump ganara Florida, un estado fundamental, y Trump se comprometió con ellos a exigirle concesiones democráticas a ese régimen a cambio del deshielo”