El Ministerio de Relaciones Exteriores aceptó las excusas presentadas por el militante del PC, Claudio de Negri, quien vulneró un instructivo del organismo al participar en el 18° Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros realizado en Hanoi, y leer un encendido discurso político.
Publicado el 17.02.2017
Comparte:

En abril de 2015, el ex futbolista Carlos Caszely fue desvinculado de su cargo de agregado de prensa de Chile en España por hablar de política en una entrevista que concedió al diario El Mundo. ¿La razón? Vulnerar un instructivo que Cancillería había emitido en octubre de 2014 a raíz de las polémicas declaraciones del entonces embajador en Uruguay, Eduardo Contreras (PC), quien culpó a la extrema derecha de estar detrás de los bombazos en Chile.

El texto, que fue enviado a todas las delegaciones en el exterior, señalaba que “los funcionarios diplomáticos chilenos deben tener siempre presente su condición de agentes de la Política Exterior de Chile”, que no hay espacio para las “opiniones personales”, y que el carácter de “Política de Estado” que tiene la política exterior del país denota “un conjunto de principios, políticas y cursos de acción que concitan consenso nacional, y que aglutinan no sólo a los poderes y órganos del Estado, al Gobierno y a la oposición, sino también al sector privado y la sociedad civil, unidos por la defensa de los intereses del país por encima y más allá de legítimas diferencias ideológicas, partidarias y personales”.

A modo de conclusión, sostenía que “los diplomáticos chilenos no deben involucrarse en la política activa y emitir opiniones públicas que puedan afectar al Estado, al Gobierno y además limitar la eficacia misma de su desempeño. Por ello, en lo sucesivo nuestros representantes diplomáticos y consulares se abstendrán de hacer declaraciones o publicar artículos referentes a la política interna de Chile y, ciertamente, a la de los Estados ante los cuales se encuentran acreditados”.

Pero la suerte de Caszely no fue la misma que corrió para el embajador Claudio de Negri, militante del Partido Comunista.

Según publicó “El Líbero” a principios de enero, el representante de Chile en Vietnam participó en octubre de 2016 en el 18° Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros en Hanoi, que llevaba por título “La crisis capitalista y la ofensiva imperialista: Estrategia y tácticas de los partidos comunistas y obreros en la lucha por la paz, los trabajadores, los derechos del pueblo y el socialismo”.

En el acto, el periodista que en el pasado fue director del diario El Siglo y de la radio Nuevo Mundo, pronunció un encendido discurso político que pasaba por alto las órdenes explicitadas en el documento del Ministerio de Relaciones Exteriores. Por ejemplo, señalaba que “nuestro norte es el socialismo”, que “la historia de la humanidad continúa siendo trazada por la lucha de clases” y que “los intentos de desestabilización golpista en Venezuela, las maniobras de desestabilización violenta de las policías en Bolivia y Ecuador, los golpes de Estado en Haití y Honduras, los golpes de Estado parlamentarios en Paraguay y Brasil, o la mantención de las políticas criminales de bloqueo contra Cuba, dan cuenta del escenario de nuestra región, con derechas históricamente aliadas de EEUU” (ver discurso completo aquí).

Pocos días después de la publicación de la nota, desde el edificio Carrera comandado por Heraldo Muñoz señalaron a este medio que se había solicitado al embajador de Chile en Vietnam un informe oficial sobre su participación en el acto del PC, para evaluar un curso de acción.

Pero esta semana, en una nueva comunicación con el ministerio, se señaló a “El Líbero” que el tema había quedado zanjado sin ningún tipo de sanción.

En el caso del embajador Claudio de Negri se pidieron las explicaciones, estas fueron entregadas, hubo por parte de De Negri el reconocimiento de una imprudencia y la extensión de excusas. El hecho ya fue superado y el embajador se encuentra concentrado en los preparativos de Apec 2017 que se realizará en Vietnam”, señala la declaración.