Asociación de regantes enfrenta hoy martes audiencia clave en la Corte de Apelaciones, en litigio por millonaria inscripción irregular de derechos de agua en el Limarí. Acusan presentación de documentos falsos durante el juicio.
Publicado el 16.03.2015
Comparte:

La Corte de Apelaciones de La Serena deberá resolver hoy la apelación del conservador de Bienes Raíces de Ovalle, Fernando José Peñafiel Salas, ante la formalización en su contra a raíz de la querella presentada por la Asociación de Canalistas  del embalse Recoleta por los presuntos delitos de presentación de prueba falsa en juicio e infidelidad en la custodia de documentos.

El litigio judicial partió en 2008 cuando la asociación pidió la nulidad de inscripciones de 630 derechos de agua realizadas por el conservador, que tienen en total un valor que supera los $3 mil millones. Según los denunciantes, estas inscripciones habrían sido fraudulentas, ya que se duplicó la titularidad de derechos de aguas que ya estaban otorgados, afectando a los 715 pequeños regantes de la zona.

De las 630 acciones duplicadas, la justicia determinó la cancelación de 63 en un fallo de septiembre de 2011, pero el abogado de los canalistas, Luis Urquieta, alega que el conservador no solo no ha dado curso a dicha sentencia, sino que, por el contrario, se ha visto beneficiado con 12 de los títulos de derechos de agua (equivalentes a $60 millones), que fueron presentados como garantía hipotecaria en su favor ante el BCI.

Los canalistas acusan al conservador y a otros funcionarios de presentar pruebas falsas y de extraviar documentos claves para el juicio. Por estos dos hechos, el ministerio público pidió la formalización de los imputados y el juzgado de garantía de Ovalle fijó un plazo de 200 días para la investigación. La defensa de Peñafiel, a cargo del penalista Hugo Rivera, solicitó el sobreseimiento definitivo de la causa, lo que no fue acogido por el tribunal; esto derivó en la apelación que se verá esta martes 17 en la Corte de La Serena.

Regantes temen “influencia indebida” en fallo del juicio

“En un primer momento, la asociación de canalistas le mostró al conservador Peñafiel la ilegalidad de su actuar, lo aceptó y dijo que haría las cancelaciones  y aceptó las demandas para dejarlas sin efecto. Sin embargo, contrató dos abogados y se opuso luego a ellas. Es una situación delicadísima”, denuncia el abogado Urquieta.

El querellante espera que la Corte rechace el recurso de apelación del conservador de Bienes Raíces porque significaría terminar el litigio, cuando aún faltan muchas aristas por investigar.

“Dictar sobreseimiento en estas alturas es instar a que quede en la oscuridad un asunto que debe ser aclarado. Como regantes tenemos el temor de que se ejerza alguna influencia indebida para lograr echarle tierra al asunto”, admite Urquieta.

El profesional agrega que “todos sabemos quiénes son amigos o parientes en una ciudad pequeña y ese es el temor que nos embarga. Esperamos que los tribunales sigan actuando con la independencia que lo han hecho hasta ahora, y que se aplique la justicia y que caiga quien caiga. Pedimos que se tengan consideraciones sólo jurídicas y de ningún otro tipo”.

Fernando Peñafiel es cuñado del histórico senador DC por la zona, Jorge Pizarro.

Grave sequía afecta al Limarí

De los tres embalses con capacidad para 1.000 de m3, -Paloma, Recoleta y Cogoti-,  que abastecen las 15 mil hectáreas agrícolas del valle Limarí,  donde se siembran vides, paltos, olivos y naranjas de exportación, sólo hay reservas por 20 millones de m3 en el de Paloma, de las cuales 10 millones son de uso exclusivamente humano.

“La sequía es dramática. El embalse Cogoti está seco desde enero, el Recoleta mañana quedará igual y sólo queda algo de agua en Paloma, que necesita más de 95 millones de m3 de agua para funcionar con  normalidad. Si no llueve pronto muchas plantaciones se van a secar, de hecho, 3 mil hectáreas ya se perdieron”, señala el abogado.