El timonel de RN señala que hace un año congelaron la militancia de quienes estaban siendo investigados y que, si bien no quiere darle "recetas" a la UDI, sería adecuado proceder de una forma similar. Asimismo, se refiere a la elección interna, en la que podría enfrentar a Andrés Allamand.
Publicado el 14.02.2016
Comparte:

En marzo de 2015, en medio de las investigaciones a parlamentarios por presuntas irregularidades en el financiamiento de sus campañas, RN tomó una importante determinación. El partido liderado por Cristián Monckeberg decidió congelar las militancias de algunos políticos de la tienda que estaban siendo investigados, entre ellos, el ex diputado Alberto Cardemil, lo que marcó una diferencia con la UDI.

Hoy, a casi un año de este hecho, RN marca nuevas diferencias con la UDI en torno a la situación del ex senador y ex ministro, Pablo Longueira. La revista Qué Pasa dio a conocer hace dos semanas, una serie de correos electrónicos entre el ex senador y el gerente general de SQM de agosto de 2010. En los mails, Longueira le envió a Contesse información sobre el proyecto de impuesto específico a la minería.

“Nosotros, hace un año justo, tomamos una decisión que fue importante respecto de personas de nuestro partido, que eventualmente habían cometido ilegalidades. Tomamos una decisión de no hacernos los lesos, de hacernos cargo, de congelar militancias con toda la dificultad que ello significa. Y por lo tanto, es una decisión que como partido hemos tomado”, afirma Monckeberg a “El Líbero”.

En conversación con este medio, el presidente de RN analiza la situación del ex senador UDI y se refiere en profundidad a la postura de su partido en estos temas. Si bien afirma que “no le dará recetas a la UDI”, sí explica que “es básico para poder recuperar la confianza en la ciudadanía, políticamente hacerse cargo de los problemas que algunos de los militantes del partido hayan cometido. Entonces, cada partido tiene que resolver, cada partido ve cuáles son sus pasos a seguir, pero lo óptimo es hacerse cargo, que el partido políticamente asuma que uno de sus militantes cometió errores”,

– Se dieron a conocer una serie de correos electrónicos entre Pablo Longueira y el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, mientras se acordaba la fórmula del proyecto de royalty minero. La UDI respaldó al ex senador. ¿Cuál es su postura al respecto?

– No hay que adelantar culpabilidades. Lo primero, y lo he dicho en varias oportunidades, es dejar que los tribunales sigan operando, que haya investigaciones judiciales y que se respeten esas resoluciones judiciales. Eso no quiere decir que políticamente haya que hacerse los lesos y en eso hemos sido tajantes. Nosotros, hace un año justo, tomamos una decisión que fue importante respecto de personas de nuestro partido, que eventualmente habían cometido ilegalidades, y tomamos una decisión de no hacernos los lesos, de hacernos cargo, de congelar militancias con toda la dificultad que ello significa.

– ¿La UDI debiese hacerse cargo entonces de este tema?

– Es básico para poder recuperar la confianza en la ciudadanía, políticamente hacerse cargo de los problemas que alguno de los militantes del partido haya cometido. Entonces, cada partido tiene que resolver, cada partido ve cuáles son sus pasos a seguir, pero lo óptimo es hacerse cargo, que el partido políticamente asuma que alguno de sus militantes cometió errores, y proceda a congelar militancias o decisiones de otro tipo.

– En concreto, ¿qué debiese hacer la UDI entonces?

– Más que la UDI, esto es un tema transversal. Casi todos los partidos están involucrados en ilegalidad de financiamiento de campañas, conflictos de interés, actos de lobby… no es generalizado, pero todos están involucrados de alguna manera. Creo que la forma de hacerse cargo es, por ejemplo, legislativamente hablando, dictar las leyes que hemos dictado, que son súper estrictas. Pero desde el punto de vista político, desde el punto de vista de los partidos, hacerse cargo, no llevando candidatos en las próximas elecciones a personas que estén involucradas en ilegalidades, tomando decisiones internas de los partidos en torno a las militancias. Así creo que es cómo se debe operar. Y así ha habido partidos que lo han hechos, como el PS y el PR, que siguieron la misma línea de RN.

– Pero en este caso en particular, Longueira es militante UDI… 

– Yo no voy a enganchar en darle recetas a la UDI, ni al resto de los partidos. Yo simplemente digo, y voy a hablar por RN. Renovación Nacional tomó la decisión de hacerse cargo y de asumir que si hay un militante que está siendo eventualmente investigado, el partido, al menos lo que tiene que hacer es suspender su militancia y eso es un tema que está instalado dentro de RN.

– En su partido han criticado el respaldo gremialista a Longueira, mientras que Evópoli también ha marcado diferencias. ¿Cómo ha visto el debate en Chile Vamos en torno a este tema?

– Los respaldos son siempre bienvenidos. Si uno puede respaldar y ayudar a los amigos, nosotros también lo estamos haciendo con nuestros militantes que pueden estar involucrados en investigaciones, pero el partido también tiene que hacerse cargo y asumir que hay un espacio para poder decirle a la ciudadanía que si se cometieron errores, nosotros estamos preocupados y al menos damos señales claras. Eso se está haciendo en RN y otros partidos, yo no voy a decirle a la UDI que hagan esto o esto otro. Yo simplemente trato de señalar lo que RN ha hecho.

“Hay otros que están en un proyecto de un partido un poco más deslavado, para llegar a una sola opción política, pero a mí no me gusta esa fórmula”

– Faltan algo más de dos meses para la elección interna del partido y usted anunció que va a la reelección, ¿cuál e su propuesta?

– Hace dos años me tocó asumir la dirección de RN en una situación bastante compleja, donde Carlos Larraín había tenido una buena gestión de largos años y, por lo tanto, era difícil la sucesión, porque hay cambios de estilo, cambio de mano, además habíamos perdido el gobierno, lo que tenía muy convulsionado al partido, con declaraciones cruzadas… muy fuerte todo. Hoy día el partido es otro. No digo que seamos los mejores del mundo, pero es otro.

– ¿Cómo es?

– Es un partido que está preparado para enfrentar las elecciones municipales, los militantes entendieron que había que fortalecer a RN y ese proyecto que partió hace dos años termina en el año 2017 con las elecciones presidenciales y ojalá con un militante en La Moneda. Y para eso estamos trabajando con una coalición potente. Entonces, vamos a la reelección y armaremos una buena lista. Le pedí a Mario Desbordes que me acompañe en la secretaría general. Entramos en tierra derecha hacia las elecciones.

– En RN también ha sonado fuertemente el nombre del senador Andrés Allamand para conducir el partido. Varios senadores y diputados han manifestado su respaldo. ¿Cuáles son las dos visiones que se enfrentarían?

– Acá hay dos proyectos grandes, todos pueden ser muy legítimos. Pero a mí me gusta el proyecto de la coalición fuerte, pero también de un partido fuerte, un partido que ronque y que impulse a la coalición. Y hay otros, que están en un proyecto de un partido un poco más deslavado, para llegar a una sola opción política, pero a mí no me gusta esa fórmula. Tendrán los militantes que resolver si realmente existe la competencia, hasta el minuto poco se ha sabido. Pero, hay un claro respaldo a la gestión que hemos realizado, nadie pretende ser monedita de oro. Pero eso se nota en las bases, ahí donde están los votos. No nos olvidemos que el voto de un diputado es el mismo voto de un militante en cualquier parte del país. Entonces el respaldo tiene que estar en los más de cien mil que tenemos, no en los 20 y algo diputados que tenemos en la bancada.

 

FOTO: AGENCIA UNO