Luego del fracaso que significó la nominación Enrique Rajevic, el gobierno comunicó a los presidentes de partidos oficialistas que trabaja en una nómina de cinco o seis nombres para proponerle a la Mandataria. En los últimos días perdió fuerza la posibilidad de llenar el cargo con un funcionario interno de la Contraloría.
Publicado el 20.10.2015
Comparte:

“Aún no tenemos un buen nombre de contralor para presentarle a la Presidenta”, ha comentado durante estos últimos días el ministro del Interior, Jorge Burgos, en los pasillos de La Moneda. La frase de Burgos refleja el panorama dentro del gobierno con respecto a la búsqueda de un nuevo candidato para la Contraloría tras el rechazo a Enrique Rajevic en el Senado.

Si bien no se ha presentado ningún nombre de manera oficial, ya existen algunos nuevos criterios que el gobierno ha establecido, además del mecanismo de elección del nuevo contralor. En la Nueva Mayoría explican que el gobierno les informó que el ministro del Interior presentará un serie de nombres a la Presidenta Bachelet, a diferencia del proceso anterior, donde Burgos sólo llevó a la Mandataria la opción de Rajevic.

“El ministro nos informó que buscará cinco o seis opciones para presentarle a la Presidenta, él está buscando las mejores alternativas para construir un consenso y que el candidato cumpla con los requisitos correspondientes, que aseguren la modernización de la Contraloría, explica a “El Líbero” el presidente del PR, Ernesto Velasco.

Ayer durante el comité político en La Moneda, el tema principal del encuentro fue la elección del nuevo Fiscal Nacional. Los presidentes de los partidos de la Nueva Mayoría pidieron a los ministros aclarar las razones de la nominación de Jorge Abbott -la cual se vota mañana miércoles-, debido a que no existe consenso en torno al nombre.

Sin embargo, en los últimos minutos de la reunión algunos timoneles plantearon sus dudas con respecto al proceso de elección del nuevo contralor. Fue en ese momento en que Burgos les informó acerca de los sondeos que está realizando y sobre el proceso que está llevando a cabo.

Durante los últimos días se habían sondeado candidatos pertenecientes a la Contraloría, quienes ya habían sido una alternativa para el gobierno durante los meses anteriores. Esto, para evitar un “segundo traspié” tras el rechazo de Rajevic. Los líderes oficialistas le preguntaron a Burgos sobre este tema y la respuesta del ministro fue que este criterio aún no está definido.

Sin embargo, influyentes fuentes de la Nueva Mayoría afirman que a La Moneda “no le convence” un candidato interno de la Contraloría para reemplazar a Mendoza, por lo que se inclinarían por alguien externo.

Uno de los nombres de funcionarios de carrera es Julio Pallavicini, actual jefe de la División Jurídica de la Contraloría, quien sería una buena alternativa para la UDI y RN, ya que ven en él una continuidad de la línea de Ramiro Mendoza. Sin embargo, en el Ejecutivo demandan una renovación.

Otro de los nombres que había sido sondeado durante estos últimos días es el de la actual subcontralora, Patricia Arriagada, por la positiva evaluación que existe con respecto a su desempeño como reemplazante de Mendoza.

Si bien es una persona que podría generar consenso, han surgido algunas dudas entre senadores con respecto al criterio de Arriagada en algunas decisiones. Por ejemplo, en junio de este año la Contraloría dio cuenta que los municipios no están facultados para autorizar bingos, ni aunque las actividades posean fines de beneficencia. Este dictamen -emitido por la contralora (S)- generó fuertes críticas en todos los sectores. “Fue un dictamen que causó desconcierto entre algunos diputados y senadores”, comentan en el oficialismo.

De esta manera, en el gobierno optaron por postergar la elección del candidato a contralor hasta después de la votación de Abbott con el objetivo de “no mezclar ambos procesos”.

FOTO: AGENCIA UNO