El ex ministro PPD, en conversación con "El Líbero", adelanta las primeras medidas abordadas en la comisión "anticorrupción" y se refiere al paquete de propuestas del Ejecutivo. "Me parecen bien todas las propuestas, pero no hay que caer en una hemorragia de iniciativas", explica.
Publicado el 20.03.2015
Comparte:

El pasado lunes en la tarde el ex ministro de Educación y Obras Públicas, Sergio Bitar (PPD), recibió un llamado del presidente de su partido, el senador  Jaime Quintana. En la conversación, Quintana le pidió si podía comprometerse para ayudar en una comisión dedicada a elaborar propuestas para regular la relación de los negocios y la política, a lo que Bitar respondió que sí. De esta manera, esta comisión integrada por los secretarios generales de los partidos de la Nueva Mayoría, Bitar y otros ex ministros como Francisco Vidal (PPD) y Alejandro Ferreiro (DC), y que se constituyó paralelamente al Consejo Asesor Anticorrupción, tuvo su primera reunión ayer.

Bitar, en conversación con “El Líbero”, adelanta el contenido del primer encuentro de la comisión y se refiere al instructivo presentado ayer por la Presidenta Bachelet sobre las Buenas Prácticas. “Me parecen bien todas las propuestas, pero no hay que caer en una hemorragia de iniciativas, porque al final hay que ser responsables de concentrarse en las más claves, estudiarlas bien para que sean eficaces, no basta con tratar de salir del paso con cuestiones populistas, que después no tienen ninguna implantación ni logran los efectos deseados”, afirma.

Además, explica que las propuestas que están siendo elaboradas al interior de la comisión, tienen “bastantes convergencias” con las impulsadas por el Ejecutivo.

– ¿En qué consistió el primer encuentro de ayer?

– Fue una reunión fructífera, con alta convergencia, se analizaron todas las propuestas.  Se acordó que aquellas donde no hubiese acuerdo, postergarlas para un trabajo posterior. Nos reuniremos la próxima semana de nuevo para entregar una versión definitiva al Consejo Asesor presidencial, a la Presidenta y a los partidos.

– ¿Cuáles son las principales medidas de anticorrupción que analizaron?

– Tienen que ver con el financiamiento de la política, con la transparencia, dedicar más recursos a estudios de las políticas públicas, sanciones que podrían establecerse y medidas como mecanismos de supervisión de elecciones dentro de los partidos, condiciones que pudieran revisarse para la pérdida del cargo parlamentario, aumentar penas por colusión… en línea con el proyecto del Ejecutivo.

– La Presidenta se adelantó ayer y anunció un paquete de medidas anticorrupción, entre ellas, una reforma constitucional para extender para siempre las declaraciones de patrimonio de ex Mandatarios. ¿Qué le parecieron?

– Esto no es nuevo, hay proyectos que llevan tiempo en el Parlamento, propuestas que vienen de los propios diputados y senadores, otras del Ejecutivo que han demorado y hay que revisarlas a medida que surgen nuevos casos, los que van cambiando el país y la sociedad. De manera que Chile tiene experiencia en este tema y una disposición para proceder con rapidez ante cualquier acoso de corrupción y mantener altos estándares. Me parecen bien todas las iniciativas, pero no hay que caer en una hemorragia de iniciativas, porque al final hay que ser responsables de concentrarse en las más claves, estudiarlas bien para que sean eficaces. No basta con tratar de salir del paso con cuestiones populistas, que después no tienen ninguna implantación ni logran los efectos deseados. Dentro de la premura, hay que mantener la serenidad.

– Pero el país ya cuenta con tres instancias diferentes para  enfrentar este tema. Por un lado el Consejo Asesor, la comisión paralela y ahora la Presidenta Bachelet quien presentó ayer el instructivo presidencial. ¿Qué le parece que esta situación se esté llevando por tres caminos diferentes?

– Cuando hay situaciones que la sociedad percibe como críticas y hechos nuevos, se despierta la necesidad de todos los cuerpos civiles de hacer propuestas, pero lo importante es que ellas converjan y se prioricen. Estos debates generan estudios nuevos, conciencias, para que las cosas vayan mejorando. Se van a generar convergencias, hay procesos que están en curso, que hay que acelerarlos, otros nuevos que están en el Parlamento, los partidos han tenido debate. La sociedad tiene que hacer sus discusiones, son momentos que representan una oportunidad de reflexión ciudadana más profunda.

– Y las propuestas que están trabajando en la comisión, ¿van en la línea con las del Gobierno?

– Hay bastantes coincidencias en las áreas, en la separación de la política del dinero, en las sanciones de quien elude las normas tanto del sector privado como del sector público, como de los parlamentarios que no han cumplido las reglas que se han establecido, de la transparencia, de los partidos. Hay bastante coincidencia en que los partidos son esenciales para la democracia y por lo tanto, más que una mera crítica a todo tiene que hacerse un esfuerzo mayor de subirles la capacidad de gobernar, la transparencia, la supervisión de las elecciones en los partidos, la disposición de recursos, la fiscalización del uso de esos recursos, el uso de esos recursos también para formación política de los jóvenes, en todo eso hay bastante coincidencia.

– La Presidenta optó por adelantarse y presentar antes las propuestas, ¿qué le parece?

– Muchas de las cosas que la Presidenta está mandando tienen un período de maduración bastante alto. Entonces, hay que entender esto como un proceso sucesivo y de reflexión en el Parlamento. El Parlamento juega un rol clave, no todo lo que envía al Parlamento se aprueba, pero se abre la discusión nacional, de manera que yo temería a que nosotros tengamos una reacción fría, indiferente. Es muy valioso que haya una capacidad de iniciativas y que esas iniciativas se ordenen.  Pero acá tenemos un problema más de fondo, no es sólo mandar y mandar iniciativas, uno tiene que entender cuáles son los cambios que están ocurriendo en la sociedad, las formas nuevas en que se ejerce el recurso económico y de la influencia sobre la política, hay cambios más de fondo que están surgiendo.

-Habría existido una cierta molestia en el Gobierno por el lanzamiento de esta comisión paralela al Consejo Asesor, e incluso en el oficialismo algunos senadores no estarían de acuerdo. ¿Cómo lo ve usted?

-Los chilenos tenemos que tener confianza y no encontrarle la quinta pata al gato, ese espíritu ayuda muy poco. Hoy día es muy difícil gobernar, las sociedades son más complejas, no tiene mucho sentido pensar que sólo una instancia es la que puede centralizar todo. La Presidenta ha dado un paso muy importante, ha puesto una comisión que yo valoro altamente, se trata de gente de mucha calidad, por lo tanto ellos van a hacer una labor mayor. Pero eso no quita que otros se resten. No puede quedar un país paralizado esperando que una comisión entregue datos. Y en ese sentido, entiendo la iniciativa de los partidos.

-El Consejo Asesor tiene un plazo de 45 días para entregar sus propuestas, en tanto la comisión oficialista tiene quince días. ¿Por qué esa diferencia?

-El consejo será el gran sintetizador, de manera que vayan recibiéndose las visiones desde diferentes ángulos. Esto permite que hayan más iniciativas, se podría generar un plan progresivo, en política hay que ir probando las cosas y tener cuidado de que sean eficaces y evaluemos antes de poner las medidas en marcha.

 

FOTO: AGENCIA UNO