El líder del movimiento “Reforma a la Reforma” señala que la Presidenta no aclaró cómo se llegará a aumentar hasta en un 50% las jubilaciones y cree que el 2% adicional destinando a un fondo común, en definitiva será un “impuesto al trabajador”. El economista acaba de lanzar el segundo video de la campaña #Creisquesoyweon, que busca concientizar a los cotizantes de que la totalidad del ahorro previsional debe ir a su cuenta individual.
Publicado el 14.04.2017
Comparte:

Lideró las críticas a la reforma tributaria, luego a la reforma laboral, y ahora saca la voz respecto a la reforma al sistema de pensiones, cuyas primeras propuestas fueron comunicadas el miércoles por la presidenta Michelle Bachelet en cadena nacional. En esta cruzada informativa, hace dos semanas el economista Bernardo Fontaine junto al movimiento “Reforma a la Reforma”, lanzó la campaña digital #Creisquesoyweon, que tiene como objetivo, según sus propias palabras,  “despejar tanto humo, tanta mentira, tanto invento respecto al debate de las pensiones”.

A través de Facebook y Twitter y de la página web www.creisquesoyweon.cl, el objetivo de esta campaña es que la gente aclare todas las dudas con respecto al tema previsional. “Para que no le pasen ‘gato por liebre’ ” dice Fontaine. “Con una cuota de humor y con un lenguaje directo y sencillo, invitamos a los ciudadanos que no están involucrados en la discusión técnica, a informarse a defender su cuenta individual”, agrega.

La campaña #Creisquesoyweon inicia una nueva etapa, ahora que el gobierno anunció una serie de medidas tendientes a modificar el sistema de pensiones. “Siempre las peleas entre los ciudadanos y el Estado son una especie de combate de David frente a Goliat. Es por eso que seguiremos publicando videos y aclarando las dudas a través de la página web y de las redes sociales”, señala Bernardo Fontaine.

– En medio de esta discusión, ¿cómo se podrían definir las propuestas que dio a conocer la Presidenta Bachelet el miércoles por la noche?

– Me parece que es un tremendo ofertón político en un año electoral, porque se anuncia un aumento de un 20% en las pensiones actuales, además de un subsidio a las pensiones de las mujeres, y un incremento en las jubilaciones futuras, pero no queda claro cómo se va a financiar todo esto. El 2% me parece poco para financiar todo. Esta es una propuesta que busca ganar votos, fundamentalmente de los pensionados al prometerles un aumento inmediato de su jubilación sin claridad de dónde se va a sacar la plata. Tampoco está definido quiénes son los beneficiarios: qué pasa con los independientes, qué pasa con los que tienen renta vitalicia.

– ¿Qué opina de que este 2% adicional de cotización, vaya a un fondo solidario y no al ahorro individual?

– Es un volador de luces que nos dice que “seamos solidarios” y  que aportemos parte de la cotización individual a un fondo solidario. Muchos estamos de acuerdo en ser solidarios, pero con los impuestos generales, que eso es lo correcto. Porque la única forma para que el trabajador aumente su pensión, es que el 5% íntegro vaya a su cuenta individual. De esa manera, su jubilación va a subir más de un 50%. Por el contrario, si una persona que gana en promedio $500.000 cotiza un 5% más y esa plata no va a su cuenta individual, al final no va a recibir nada del fondo solidario. Porque este fondo va a estar destinado a personas que tengan una pensión aún más baja.

Está bien que el 3% vaya a las cuentas individuales y eso es una conquista de los trabajadores, porque lograron al menos mantener ese porcentaje que les pertenece y que es heredable. Pero queda ese 2% que injustificadamente se apropia el Estado y que no es otra cosa que un impuesto al trabajador, en circunstancias que cualquier mejora en las pensiones solidarias -que yo creo que es son muy necesarias y urgentes-, debería financiarse con los ingresos generales de la nación, no con este impuesto específico y directo al trabajador. Para el gobierno lo más fácil es subir las pensiones solidarias cobrando un impuesto al trabajador. Lo que no estamos de acuerdo es que la clase media y la clase media baja, pague un impuesto extra al trabajador. Lo que debe hacer el Estado es reasignar gastos, redistribuir una serie de gastos inútiles que tiene, para subir las pensiones solidarias. Te doy dos ejemplos de este gasto innecesario: el aumento del número de senadores y diputados, y darle gratuidad universitaria a los que pueden pagar.

– ¿Qué le parece que la administración de la cotización adicional esté a cargo de una entidad pública?

– Yo creo que no hay ningún argumento técnico, para sostener que el Estado sea mejor administrador. Lo que el gobierno está proponiendo es una especie de AFP estatal, que además es obligatoria para los trabajadores, es monopólica y sin competencia. Lo lógico hubiese sido que los trabajadores tuvieran la oportunidad de elegir quién administre sus fondos. Esta propuesta del gobierno busca reforzar esta idea de seguridad social estatal que tiene la Nueva Mayoría.

También con respecto a esta entidad estatal que administrará los fondos adicionales, hay un asunto que a mí me parece muy “oscuro”, que tiene que ver con los costos. El ministro Valdés habló que será de entre un 0,2% y un 0,3% del fondo total, y eso es bastante dinero si pensamos que sólo se va a administrar plata. En 10 años, el costo puede llegar a $35 mil millones de dólares. Por lo tanto, me parece que no tiene sentido que este ente estatal cobre más de lo que cobraría una institución privada.

– ¿Qué opinión tiene de que haya quedado fuera la idea de aumentar la edad de jubilación de las mujeres?

– Aunque sea siempre con cargo a este “mágico” 2%, el ministro Valdés habló de un incentivo para que las mujeres jubilen más tarde, lo cual me parece correcto. Yo no soy partidario de aumentar la jubilación de nadie, soy partidario que existan incentivos para que la gente pueda ahorrar más y por más tiempo.

– También la Presidenta Bachelet anunció mayor transparencia al sistema de AFP.

– Aparentemente habría cambios en las regulaciones de las AFP, y yo estoy de acuerdo con eso. Los gobiernos no se han preocupado de este tema. Las AFP requieren más transparencia y más competencia. Son responsables también de haber enseñado poco el funcionamiento del sistema. Siempre es bueno que exista más transparencia. Pero no sabemos el contenido de esos cambios.

– En ese mismo sentido, ¿le parece bien que los afiliados participen en la elección de los directores de las AFP como lo anunció la Presidenta?

– Hay que ver qué significa eso. Lo importante es que los directores sean profesionales e independientes, y que además defiendan el valor de las compañías, el valor de las acciones. Porque eso es lo que provoca el aumento de las pensiones.

Los dos videos de la campaña #Creisquesoyweon