El líder del movimiento Reforma a la Reforma advierte que el proyecto de ley perjudicará a los trabajadores no sindicalizados, a las empresas, los consumidores y aumentará el desempleo. Advierte que ya hay compañías que comenzaron a automatizar sus procesos.
Publicado el 30.04.2016
Comparte:

El fallo del Tribunal Constitucional que declaró inconstitucional la titularidad sindical y una parte de la extensión de beneficios de la reforma laboral ha sido recibido con alivio por la oposición e, incluso, por gremios empresariales, pero el líder del movimiento Reforma a la Reforma, Bernardo Fontaine, pone varias notas de alerta.

El economista refuerza su mensaje de que la reforma del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet sigue siendo muy nociva para los trabajadores, las empresas y los consumidores en general.

A continuación detalla su postura.

-¿Qué opina del fallo del TC?

-El fallo es una derrota política para el gobierno y demuestra una vez más la improvisación con que diseña sus reformas. Este fallo no disminuye los efectos nocivos que tendrá la reforma laboral sobre los consumidores y ciudadanos, los trabajadores no sindicalizados y sobre las Pymes.

-¿Qué significa en la práctica la inconstitucionalidad de la titularidad sindical?

-Eliminar la titularidad sindical significa que los trabajadores chilenos podrán negociar colectivamente, indistintamente, a través de sindicatos o grupos negociadores. Es el efecto concreto. La otra cara de la medalla significa que todos los trabajadores chilenos mantienen el derecho a huelga sin reemplazo, porque los que están en el sindicato podrán ir a huelga y los que están en grupos negociadores también podrán ir a huelga. La reforma les quitaba el derecho a huelga a los trabajadores que no estaban en el sindicato. El efecto que tiene sobre los sindicatos es que tendrán que hacer bien su pega para generar interés de los trabajadores en afiliarse, y elimina el monopolio sindical de la reforma.

-¿Qué los trabajadores puedan optar entre sindicatos y grupos negociadores les genera mayores opciones y competencia al sistema sindical?

-Exacto, porque el trabajador puede elegir entre afiliarse al sindicato o formar un grupo negociador. Eso es bueno.

Fontaine: “Siete de cada ocho trabajadores no están sindicalizados. Y todos los ciudadanos somos consumidores y vamos a sufrir las huelgas sin reemplazo. Cuando el sindicato del Metro quiera paralizar va a paralizar y va a dejar 2,2 millones de capitalinos sin movilización”

-¿Cuál es su mirada respecto de la extensión de beneficios?

-El sindicato tiene el veto para extender el beneficio. Si no está de acuerdo con  extender las condiciones negociadas a los que no están afiliados, no se puede hacer. Eso se mantiene en el fallo. Y eso es establecer que los trabajadores sindicalizados son de primera y los que no de segunda. Para obligar a sindicalizarlos podrían no extender los beneficios, lo que empuja la sindicalización a la fuerza. Lo que se declaró inconstitucional es que el trabajador nuevo que se incorpora al sindicato no recibe los beneficios automáticamente, sino que debe tener el acuerdo del empleador. La reforma sigue siendo desequilibrada en favor del sindicato y sigue perjudicando a los trabajadores que no forman parte de la negociación colectiva.

-¿Cuántos trabajadores están sindicalizados en Chile?

-Siete de cada ocho trabajadores no están sindicalizados. Y todos los ciudadanos somos consumidores y vamos a sufrir las huelgas sin reemplazo. Cuando el sindicato del Metro quiera paralizar va a paralizar y va a dejar 2,2 millones de capitalinos sin movilización.

-¿Las adecuaciones necesarias no evitarán las huelgas sin reemplazo?

-Así es, eso no cambia. Las adecuaciones necesarias son un mínimo que permite que el empleador haga que un trabajador que  no esté en huelga pueda hacer el trabajo del que está en huelga, pero siempre que esa función esté en su contrato, y sea en el mismo lugar físico. No se puede trasladar vendedores de una tienda a otra o trabajadores agrícolas. Un supermercado en que los cajeros se vayan a paro no podrá abrir. El Metro por definición se podrá paralizar porque nadie más que el conductor del Metro tiene esa función.

-El fallo mantiene la negociación colectiva interempresa. ¿Qué efectos tiene en las empresas?

-La negociación interempresa será obligatoria para las que tienen más de 50 trabajadores y voluntaria para las que tienen menos que eso. Es un golpe a las pymes porque sus trabajadores podrán incorporarse a un mega sindicato interempresa, y negociar con un sindicato gigante que le pueda imponer condiciones que no puede cumplir.

Fontaine: “Esta reforma no es buena noticia para generar empleo. Habrá una corriente a favor de automatizar y mecanizar procesos y disminuir la contratación de mano de obra”

-El TC mantuvo el acceso de los sindicatos a las remuneraciones de los trabajadores.

-Lo que establece la reforma es que el sindicato podrá tener acceso a los salarios, incluso de los que no están sindicalizados, siempre que haya cinco  personas con el mismo cargo. Eso es innecesario para la negociación y será fuente de filtración, envidia y conflicto en las empresas, porque la remuneración es información personal.

-¿Qué impacto en el mercado laboral advierte con esta reforma laboral?

-Esta reforma no es buena noticia para generar empleo. Habrá una corriente a favor de automatizar y mecanizar procesos y disminuir la contratación de mano de obra, porque las máquinas no están sujetas a esta ley desequilibrada. Parte de eso se puede estar notando en el sentido de que las empresas ya se están ajustando a la nueva realidad de legislación laboral, y con una economía empantanada, sumado a que será más complejo contratar porque una negociación colectiva hay huelga sin reemplazo y significa la paralización, evidentemente hay poco entusiasmo por contratar nuevos trabajadores. Lo advertimos siempre de que era una reforma contra el empleo. Se nos dijo que era una campaña del terror y estamos viendo los primeros síntomas de aumento de desempleo.

Fontaine: “Le respondo a la ministra Rincón que cómo los ciudadanos podemos respetar a los políticos si ellos no respetan las instituciones de la República”

-¿Puede seguir aumentando el desempleo?

-Así es, y así ha sido la historia de los países como Francia que introdujeron una ley laboral pro-sindicato, que generó una sociedad con un desempleo estructural más alto.

-La ministra del Trabajo, Ximena Rincón dijo que en este fallo había votado la oposición.

– Le respondo a la ministra Rincón que cómo los ciudadanos podemos respetar a los políticos si ellos no respetan a las instituciones de la República.