El texto de 264 páginas, que será presentado este martes 28 de junio en la Municipalidad de Vitacura, explica el significado del "fenómeno populista", el que, según los autores, desprecia la libertad individual y su idoloatría por el Estado lo hace similar a los totalitarismos del pasado.
Publicado el 25.06.2016
Comparte:

En octubre de 2015 el abogado, escritor, doctor en filosofía y director ejecutivo de la Fundación para el Progreso, lanzó su afamado libro “La Tiranía de la Igualdad”, que estuvo 20 semanas como uno de los libros más vendidos del país. En el texto, el autor contraviene las ideas del igualitarismo a ultranza y de los “derechos sociales”, que han marcado el debate político durante el último tiempo.

LIBRO ENGAÑO POPULISMOHoy, ocho meses después, Kaiser presenta un nuevo libro llamado “El Engaño Populista”, que escribió junto a Gloria Álvarez, la politóloga guatemalteca que se hizo conocida en 2014 con su célebre discurso en contra de los populismos en Latinoamérica.

El libro, que será lanzado este martes 28 de junio a las 19:30 horas en el centro cívico de la Municipalidad de Vitacura y que será comentado por el economista Sebastián Edwards, se centra en el significado del “fenómeno populista”, el que, según los autores, desprecia la libertad individual y su idoloatría por el Estado lo hace similar a los totalitarismos del pasado, además de tener una obsesión igualitarista y odio hacia el neoliberalismo.

Para explicar el significado del “fenómeno populista”, los autores realizan una identificación y un profundo análisis de cinco desviaciones, que a juicio de Kaiser y Álvarez, configuran la esencia de la mentalidad populista, ya sea de izquierda o de derecha. Según dice el libro de 264 páginas, al cual “El Líbero” tuvo acceso, estas cinco desviaciones son: odio a la libertad e idolatría del Estado; el complejo de víctimas; paranoia antineoliberal; pretensión democrática; y obsesión igualitaria.

Los autores explican que el odio a la libertad y la idolatría del Estado se debe a que“el discurso populista siempre pone al Estado como la solución a todos los problemas de la sociedad. Sean fascistas o marxistas, los populistas reclaman que ellos sí que representarán los intereses “del pueblo” una vez en el poder. Además, agregan que “el Estado se convierte así, místicamente, en la máxima expresión posible de moralidad pública y el mercado en el súmmum de la degeneración ética y el responsable de los males de la sociedad”.

Con respecto a la segunda desviación, el complejo de víctimas, Kaiser y Álvarez dicen que este fenómeno lleva siempre a culpar a otros de aquello que anda mal en nuestra sociedad. “Hoy en la región, los promotores del socialismo del siglo XXI nuevamente culpan al libre comercio y a potencias extranjeras de las miserias que ellos mismos han causado en sus países y de la incapacidad general que hemos tenido en América Latina de dejar de depender de la explotación de recursos naturales”, explican.

Sobre la paranoia antineoliberal, los autores afirman que la mayoría de los populistas critican al “neoliberalismo” y lo acusan de los males, por lo que proponen el camino socialista como la solución final a estos males. “Jamás definen lo que ha de entenderse por ‘neoliberlaismo’ pero está claro que lo relacionan con políticas pro mercado”, describen.

Pretensión democrática y el nuevo republicanismo liberal

Según explican Kaiser y Álvarez, la pretensión democrática es una de las desviaciones más importantes. Esto, porque a diferencia del pasado, donde movimientos intentaban tener el poder por la vía armada, actualmente es la democracia el instrumento para lograr la concentración del poder en manos del líder populista.

“El uso del universo simbólico, del lenguaje, de la estética irreverente y los medios de comunicación para crear nuevos sentidos comunes que dinamiten la credibilidad del orden establecido, ha sido la estrategia central de ‘Podemos’ (en España) y una receta igualmente presente en movimientos populistas e ideológicos latinoamericanos como los que lideraran Chávez, Morales y Kirchner, entre otros”, explican.

Finalmente, sobre la obsesión igualitaria, los autores afirman que la igualdad es la promesa que propulsa al discurso populista, desde Hitler a Chávez o Kirchner. “Como sabemos desde George Orwell, esta fantasía igualitaria termina con el grupo que la promueve viviendo como la peor de las castas, enriqueciéndose ilimitadamente en regímenes corruptos cuyos líderes se rodean de lujos y placeres obscenos mientras ‘el pueblo’ que declamaron encarnar sufre la privación más brutal y la falta de libertad”, afirman.

En medio de este panorama, los autores plantean que sí hay una esperanza. Kaiser y Álvarez, proponen que la solución sería instalar una nueva alternativa política, que pasa por construir un nuevo republicanismo liberal. Esto, a partir de la recuperación de las instituciones, la educación y el uso de las nuevas tecnologías.

FOTO: AGENCIA UNO