En entrevista con El Líbero, cuestiona la presencia de Evo Morales en la Corte Internacional de Justicia. Y a propósito del lanzamiento del libro “Chile y Argentina: Historia del gran conflicto”, el miércoles en la U. San Sebastián, recuerda la figura de Ernesto Videla.
Publicado el 26.03.2018
Comparte:

El asesor histórico de Chile en la demanda boliviana en La Haya, José Miguel Pozo, ha seguido de cerca los alegatos en La Haya, que hoy entran en su fase final. A partir del miércoles la Corte iniciará sus deliberaciones y el fallo se espera al menos para los próximos tres meses.

¿Cómo evalúa la respuesta del equipo jurídico de Chile frente a los alegatos de Bolivia?

Me parece que la respuesta de Chile ha sido bastante sólida y contundente. Chile ha planteado en forma bastante clara y específica que las conversaciones con Bolivia han sido diplomáticas, que conllevaron un interés de Chile por mejorar la acción de acceso no soberano a Bolivia por los puertos chilenos.

– ¿Le ha jugado en contra a Bolivia que el presidente Evo Morales asistiera y además vuelva la próxima semana a la Corte?

A nivel personal, creo que Bolivia tenga al Presidente Morales en la corte e incluso meter el tema de Antofagasta como reivindicación, es una equivocación, porque al final lo que está viendo la corte es un acceso soberano al mar por parte de Bolivia… eso es lo que está viendo la corte.

– ¿Usted prevé que, a fin de cuentas, la Corte Internacional de La Haya tome con mayor peso los argumentos esgrimidos por Chile?

El problema es que si el Presidente Morales quiere una reivindicación dejando de lado el tratado de 1904, a los jueces de La Haya les va a parecer sospechoso que haya dos peticiones. Una petición jurídica hecha por los abogados de Bolivia y otra, ni más ni menos, por el Presidente de Bolivia. Esto a mi juicio ayuda a nuestra causa, porque se da cuenta que es artificiosa la demanda boliviana y dice estar pendiente una negociación diplomática del pasado.

– ¿Cómo vería usted si el Presidente Sebastián Piñera acudiera a La Haya como lo hizo Evo Morales?

Es cierto también que la opinión pública pueda pensar “¿por qué no fue el Presidente Piñera?”. Sería un error, porque es una presión a la Corte y una debilidad de los argumentos. En lo que hay que centrarse es que Bolivia no ha tenido mucho sustento jurídico. Creo que hay una línea muy clara de que no hay obligación de negociar. Bolivia no puede comprobar que hay un compromiso jurídico entre los dos países, todo son creaciones políticas.

Sobre la obra en recuerdo Ernesto Videla

José Miguel Pozo, experto en relaciones exteriores, es uno de los invitados al lanzamiento del libro “Chile y Argentina: Historia del gran conflicto”, el cual recoge una síntesis de las memorias del general Ernesto Videla, jefe de la delegación chilena ante la mediación del Papa Juan Pablo ll ante la disputa por las islas Nueva, Picton y Lenox.

“Ernesto fue un hombre que supo conciliar en un momento muy difícil en la historia de Chile. Supo acumular voluntades de gente que no pensaba exactamente igual”, afirma Pozo. A su vez, el asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores en esa época, Pedro Suckel, mencionó a El Líbero que el general Videla sostuvo una buena relación con los militares de ese tiempo. “El significó bastante una innovación en la participación del ministerio. Esto porque era el más civil de los militares. Podía tratar con cualquiera y era muy afectuoso”.

En la misma línea, José Miguel Pozo dice que el general Videla será recordado como “un militar diferente, con gran capacidad de llegar al mundo civil y a diferentes sectores de pensamiento. Supo elegir a las personas que colaboraron en la mediación papal y tuvo una gran capacidad de no ser un especulador”.

El lanzamiento del libro será este miércoles 28 de marzo a las 18:30 horas en la sala de conferencias de la Universidad San Sebastián del Campus Los Leones de Providencia, ubicado en Los Leones esquina Lota, instancia en la que participará también la viuda de Ernesto Videla, la periodista Mónica Cerda, y el director de El Mercurio, Cristián Zegers.