Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 21 de enero, 2015

#ArchivoLíbero: Los colegios favoritos de la elite de la Nueva Mayoría

Autor:

Renato Gaggero

Luego que el oficialismo apoyara la selección de alumnos sólo en colegios particulares, han resurgido críticas respecto de los establecimiento dónde envían a sus hijos.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El debate por la reforma educacional vivió un duro round este jueves (20 de noviembre) en la mañana en el programa “El Primer Café” de radio Cooperativa entre el secretario general de RN, Mario Desbordes, y el presidente de la comisión de Educación del Senado, el socialista Fulvio Rossi, quienes se enfrentaron por el proyecto de ley que busca terminar con el lucro, el copago y la selección en la educación básica y media.

Rossi acusó a los parlamentarios de la Alianza de ser “los únicos que defienden el lucro en la educación porque la ven como un negocio”. A lo que Desbordes le espetó: “Yo estudié en la educación pública, a diferencia suya, y la defiendo y la promuevo y me saco la mugre por mi escuelita con número, a diferencia suya. No me ponga etiqueta gratis”.

Casi al mismo tiempo, en radio Duna, el conductor del programa Información Privilegiada, Carlos Lavín, le preguntaba a uno de los principales ideólogos de la reforma educacional y ex miembro del comando presidencial de Bachelet, Fernando Atria, por qué tiene a sus hijos en el exclusivo colegio particular pagado Santiago College, en La Dehesa, que tiene una mensualidad de $536 mil y una cuota de incorporación de $4 millones.

En una larga respuesta, Atria explicó que “lo que está en discusión es cuál es la estructura institucional del sistema educacional. Todos los padres tienen que tomar decisiones respecto de qué es lo mejor para sus hijos, dadas las reglas del sistema. Pretender que la óptica con la cual uno discute la correcta organización del sistema educacional tiene que ser la misma en la cual cada uno decide qué hacer, no tiene mucho sentido. Es decir, hoy si viviera en Temuco usaría leña para calefaccionar, si dejo de usar leña no va a cambiar la contaminación de la ciudad. Es perfectamente compatible el hecho de que yo use leña para calefaccionar el hecho de que yo crea que debería estar prohibido, pero debería estar prohibido como una cuestión de ordenación  institucional, no de elección particular. No tengo ninguna queja y nunca he dicho nada en contra de la decisión de los padres que, buscando lo mejor para sus hijos, buscan colegios selectivos, mejorar el ambiente de sus hijos. El punto es que si tú sumas las decisiones descentralizadas de esos padres, y te preguntas cuál es el efecto sistémico que produce, produce un sistema segregado y desigual. Entonces, la pregunta política es, ¿un sistema que toma estas decisiones bien intencionadas de los padres, que buscan lo mejor para sus hijos y que entran a esta caja negra que es el sistema institucional, y del cual sale segregación o desigualdad, es un buen sistema?”

Saint George,  Alianza Francesa, San Ignacio del Bosque y Santiago College son los preferidos

En este contexto, surge la pregunta de dónde estudian los hijos de los líderes de la Nueva Mayoría, como ministros, subsecretarios, senadores, diputados y presidentes de empresas públicas, que promueven la educación pública como eje central de la reforma educacional.

Una muestra de 30 autoridades de la Nueva Mayoría vinculadas con la reforma educacional o que se han manifestado partidarios de ella arroja que han elegido para sus hijos colegios particulares pagados. Las excepciones son el presidente del PPD, Jaime Quintana, quien tiene a su hija en la escuela municipal “La Granja”, en Vilcún, donde su esposa, Susana Aguilera, es alcaldesa; y el senador Rossi, que tuvo a su hijo en un colegio subvencionado en Las Condes.

Los colegios particulares pagados elegidos por buena parte de la elite de la Nueva Mayoría tienen mensualidades de entre  $121 mil y $545 mil, matrículas de entre $170 mil y $300 mil y  cuotas de incorporación de entre $342 mil y  $4,1 millones.

De los 3,5 millones de estudiantes de enseñanza básica y media que hay en el país, el 7% estudia en colegios particulares pagados -263 mil alumnos-, 1,9 millones están en colegios particulares subvencionados, equivalente al 54,2%, y 1,3 millones cursa sus estudios en escuelas municipales (37%).

El Saint George, de Vitacura, es uno de los establecimientos escogidos por el grupo seleccionado. Entre sus apoderados actuales o pasados se cuentan la ministra del Trabajo, Javiera Blanco; el presidente de la DC, Ignacio Walker; el senador DC, Jorge Pizarro; el diputado DC, Matías Walker; y el intendente metropolitano Claudio Orrego, también DC.

El emblemático colegio católico pertenece a la congregación La Santa Cruz, cobra una mensualidad de $370 mil, una cuota de incorporación de $2 millones, y se distingue por haber formado a generaciones de líderes políticos, empresariales  y sociales del país en sus 78 años de existencia. Andrés Wood, ex alumno, se inspiró en la experiencia de un compañero de estudios de un sector popular para realizar la película Machuca, que recreó la política de integración social que llevó adelante en los años 60’ el entonces rector Gerardo Whelan.

La Alianza Francesa, bilingüe, mixto y laico, ubicado en Vitacura, y que tiene un programa de estudios idéntico al que se imparte en el sistema público francés, fue el preferido del senador del PPD, Guido Girardi, para sus hijos. También es ex alumno al igual que su padre y doctor del mismo nombre. El senador fue reconocido por dicha institución como el mejor deportista en 1977 y 1978 por su destreza en el lanzamiento de la jabalina.

La cuota de incorporación supera los $1,2 millones, y la mensualidad es de $342 mil. Entre sus apoderados se incluyen el recientemente removido presidente del Metro, Aldo González; el vicepresidente del BancoEstado y ex superintendente de Valores y Seguros del anterior gobierno de Bachelet, Guillermo Larraín, DC; y el también DC y subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco.

El establecimiento preferido de seis ministros DC

San Ignacio El BosqueEl jesuita colegio San Ignacio El Bosque, en Providencia, fue elegido por el ministro de Defensa, Jorge Burgos, para educar a sus hijos ya egresados, donde también cursó su enseñanza básica y media; es frecuente visitante de la misa dominical, y vive a pocas cuadras. El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, quien fue vicepresidente del centro de alumnos, dando así comienzo a su carrera política que lo llevó después a la presidencia de la FEUC, matriculó a sus hijos en el histórico establecimiento de la Compañía de Jesús, que se fundó en 1956.

Ximena Rincón y su ex marido, Juan Carlos Latorre, ambos DC, también son apoderados del colegio, al igual que el ex ministro de Transportes del primer gobierno de Bachelet y diputado DC, Sergio Espejo; el ex ministro PPD  de Interior, Defensa y Segegob y director de BancoEstado; Francisco Vidal, y el ex ministro de Educación, José Pablo Arellano, DC. El ministro vocero de Gobierno, Álvaro Elizalde, matriculó a sus hijos en el San Ignacio de calle Alonso de Ovalle, en la comuna de Santiago.

El colegio de Providencia tiene 1.700 alumnos, y cobra una cuota diferenciada según los ingresos de la familia, que llega hasta $480 mil mensuales para los hogares de mayores recursos, y una matrícula de $300 mil. Uno de los más emblemáticos rectores del San Ignacio fue el padre Fernando Montes, actual rector de la Universidad Alberto Hurtado, quien ha criticado la reforma educacional.

Los colegios de la Presidenta Bachelet y de los ministros Eyzaguirre y Arenas

Al igual que Fernando Atria, el Santiago  College también fue elegido por el socialista ministro de Hacienda, Alberto Arenas, para educar a sus dos hijas, ya egresadas; y por el socialista Ricardo Solari, ex ministro del Trabajo del Gobierno del Presidente Lagos, ex jefe de campaña de la Presidenta Bachelet y actualmente presidente de TVN.

El establecimiento se fundó en 1880 en plena Guerra del Pacífico y está catalogado como uno de los mejores del país, tanto por su calidad educativa como por su infraestructura y actividades extra programáticas. El costo anual de educar un niño asciende a $5,6 millones, sin considerar la cuota de incorporación de casi $4 millones.

La presidenta Bachelet y el senador del PPD, Ricardo Lagos Weber, optaron por el mismo colegio particular pagado para sus hijos ya egresados: La Girouette, en Las Condes, que cuesta casi $4 millones al año por la mensualidad de $373 mil y una matrícula de $170 mil. La cuota de incorporación asciende a $624 mil.

El colegio se fundó en 1962 como jardín infantil por Elena Giroux, y desde 1979 han egresado treinta generaciones de cuarto medio, que “hoy son adultos altamente calificados profesionalmente, pero sobre todo personas íntegras y comprometidas con los valores adquiridos en el colegio”, afirma la institución laica.

El ministro de Educación, Nicolás Ezaguirre, puso a su hijo mayor del mismo nombre en los colegios particulares pagados Francisco de Miranda, en Peñalolén, y en el San Juan Evangelista, de Las Condes, que cuestan al año actualmente $1,8 millones y $2,8 millones, con mensualidades de $156 mil y $265 mil respectivamente.

El San Juan es católico y tiene la misión de educar alumnos que “desarrollen un proyecto de vida propio, en el que incorporen todas sus capacidades intelectuales, afectivas, físicas, espirituales, artísticas y sociales, que considere las necesidades y requerimientos de la cultura actual y de nuestro país, especialmente de los más desposeídos, en una búsqueda permanente de la verdad, la justicia y la libertad, sustentado en el encuentro personal y vital con Jesucristo”.

El secretario ejecutivo de la reforma educacional, Andrés Palma, DC, tuvo a sus  hijos en el colegio Rudolf Steiner, de Peñalolén, que cobra una mensualidad de $200 mil, una matrícula de $196 mil y una cuota de incorporación de $342 mil.

Los colegios de los parlamentarios de la comisión de Educación

Todos los diputados de la comisión de Educación de la Nueva Mayoría que aprobaron la reforma educacional que prohíbe a los padres aportar a la educación de sus hijos en los colegios subvencionados, tienen a alguno de sus hijos en colegios particulares pagados.

Es el caso de Yasna Provoste, DC, y ex ministra de Educación del anterior gobierno de Bachelet, que eligió el Saint Dominic de Viña del Mar, por  el que paga $2,6 millones al año. El PPD Rodrigo González tiene un hijo en la Scuola Italiana, que cobra $3,7 millones al año por mensualidades de $360 mil, más una matrícula de $260 mil; Cristina Girardi, del mismo partido, optó por el colegio Notre Dame, en Peñalolén, por el que paga $1,4 millones al año; y el radical Alberto Robles es apoderado de la Scuola Italiana de Copiapó, por la que cancela casi $200 mil.

Respecto de los senadores, el presidente de la comisión de Educación, Fulvio Rossi, eligió el católico particular subvencionado Instituto Presidente Errázuriz de Las Condes para educar a su hijo, que tiene una mensualidad de $77 mil, y cuyo Sostenedor es el Arzobispado de Santiago a través de la Parroquia Santa Elena.

Colegio Grange

El  matrimonio del senador PPD, Felipe Harboe, y la subsecretaria de Economía, Katia Truhich, y el presidente de Codelco, el socialista Óscar Landerretche, optaron por el tradicional Grange en La Reina, laico, bilingüe y mixto,  fundado en 1928, que cuesta mensualmente $545 mil y $4,1 millones de cuota de incorporación.

Organización de apoderados acusa “inconsecuencia”

 La presidenta de la confederación de padres y apoderados de colegios subvencionados, Confepa, Erika Muñoz, acusó un doble estándar de las autoridades de la Nueva Mayoría por impulsar una reforma que prohíbe el copago y la elección de los colegios, cuando ellos pueden hacer ambas cosas con sus hijos.

Es una inconsecuencia total. Los parlamentarios de la Nueva Mayoría están legislando para prohibirnos elegir la educación de nuestros hijos, para impedir aportar a su educación  y que el Estado decida dónde pone a nuestros hijos, y nada de eso va a pasar en la realidad de sus hijos, porque ellos los tienen en colegios particulares pagados, donde pagan altas mensualidades con dineros de todos los chilenos, fondos públicos, en colegios que lucran, y ellos sí podrán seguir eligiendo. Es una inconsecuencia total. Por eso hicimos un llamado a que los parlamentarios  y funcionarios de gobierno que apoyan esta reforma pongan a sus hijos en colegios municipales, como una muestra de que realmente tienen conciencia de lo que están haciendo”, afirma Muñoz.

Mario Desbordes, secretario general de RN, quien estudió en el liceo A-109 de la comuna El Bosque, critica a la Presidenta, el Gobierno y los parlamentarios oficialistas por hablar de una reforma inclusiva pero tener a sus hijos, al mismo tiempo, en exclusivos colegios, al que sólo puede acceder el 7% de los chilenos.

frase de Erika Muñoz“Esa es la visión de la izquierda de que el resto de los chilenos son incapaces de decidir por sí mismo, de que la gente debe ser conducida de la mano, que ve al ciudadano como un inválido y, que por lo tanto, ellos tienen que guiarlo desde el Estado”, acusa Desbordes.

La ex ministra de Educación del Gobierno de Ricardo Lagos, Mariana Aylwin, sostiene que la prohibición de que los padres aporten a la educación de sus hijos es una “ingenuidad”, porque lo que ocurrirá, al igual que en España o Corea del Sur, es que se creará un mercado extra escolar, donde los colegios ofrecerán diferentes servicios, como más horas de inglés, talleres u otros. “Al final los padres que tienen recursos van a seguir aportando a la educación de sus hijos”, afirma Aylwin.

En su opinión, eliminar el copago aumentará la fuga de las escuelas municipales a las subvencionadas, que en los últimos 10 años suman más de 500 mil alumnos.

infografia colegios ok

 

 

 

FOTO:RODRIGO SÁENZ/AGENCIA UNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: