Andrés Venegas, quien tiene a su hijo en primero medio, asegura que los padres se están organizando para presentar acciones legales contra los que causan los destrozos, y apoya el “rompe/paga” del alcalde Alessandri. "Es un colegio emblemático que siempre estuvo en los primeros lugares y hoy ni siquiera es de segunda", afirma.
Publicado el 19.06.2017
Comparte:

Los tiempos de gloria, honor y orgullo del Instituto Nacional parecen quedar en el pasado, a raíz de sus resultados académicos, los continuos paros y tomas, el desinterés por matricularse y la desazón e impotencia de los padres de ver cómo sus hijos pierden años de estudio, y no obtienen la educación de excelencia que pregona la institución.

El colegio, que cumple este 10 de agosto 204 años de existencia (fue creado en 1813) está pasando por una nueva crisis, luego de que los alumnos decidieran tomarlo dos días después de desconocer una votación en que la mayoría optó por volver a clases, pero que la repitieron alegando irregularidades de procedimiento.

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, aplicó la política del “rompe/paga”, en que demanda a los padres de los alumnos que generaron los destrozos para que paguen los daños. Pero los alumnos doblaron la apuesta y pusieron un cartel en el Nacional que reza “liceo desalojado, liceo retomado”.

“El Líbero” conversó con Andrés Venegas, apoderado del Instituto Nacional, y quien lidera a un grupo de padres que se están organizando para tomar acciones legales en contra de quienes hacen los destrozos.

– ¿Cuál es su mirada de lo que está pasando en el I. Nacional?

– Estamos bastante sobrepasados con los alumnos. Hay un grupo de apoderados que nos estamos organizando para tomar acciones legales. Las tomas fueron declaradas ilegales por la Corte Suprema pero los chicos se validan en que no hay un centro de padres y no somos válidos. Estamos conscientes de que su petitorio es válido, como mobiliarios, baños, infraestructura y enfermería, que la municipalidad no se hace cargo, ni ésta ni la anterior, y no es un tema político.

– ¿Cuál ha sido su experiencia con sus hijos?

– Tengo un hijo en primero medio y el año pasado salió mi hijo mayor de cuarto medio. El de cuarto medio estuvo durante dos años en un preuniversitario  pagado y, así y todo, con la merma de todos los años que estuvo en toma, no quedó en la carrera que quería. La decisión que debimos tomar fue ir tomar una carrera distinta o hacer otro preuniversitario y se optó por otro año de preuniversitario, un costo que estoy pagando yo y mi hijo con un año más de retraso.

– ¿Qué efecto han tenido las tomas en el colegio?

-Cuando mi hijo mayor estuvo en séptimo, hace seis o siete años, justo cuando empezó el movimiento estudiantil, los papás encontramos válido el tema. Pero con el tiempo las tomas sólo han perjudicado a los alumnos porque el colegio perdió la excelencia, y no están saliendo preparados para dar una prueba de selección. Es un colegio emblemático que siempre estuvo en los primeros lugares y hoy ni siquiera somos de segunda. Los alumnos salieron perjudicados por un grupo minoritario y político que los maneja. Niños de séptimo básico votan por la toma para quedarse en la casa y ver los partidos de fútbol. Muchos compañeros de mi hijo mayor se fueron del Nacional porque no podían seguir soportando las tomas. Hay muchos niños que almuerzan en el colegio y que cuando están en toma no comen. Los padres estamos pagando clases particulares para que los niños puedan mantener un poco el hilo conductor tras las tomas.

Apoderado del I. Nacional: “Con el tiempo las tomas sólo han perjudicado a los alumnos porque el colegio perdió la excelencia, y no están saliendo preparados para dar una prueba de selección. Es un colegio emblemático que siempre estuvo en los primeros lugares y hoy ni siquiera es de segunda”

– ¿Para qué se están organizando?

– Nos estamos organizando por nivel educativo, porque como no hay centro de apoderados establecido, varios apoderados estamos haciendo una campaña para que los padres voten si están a favor o en contra de la toma. Tenemos el apoyo de la municipalidad.

– ¿Qué opina de la política del “rompe/paga”?

– Si entras al colegio hoy lo mínimo que encuentras son cajas de vinos, cervezas, preservativos, marihuana, cigarros. Los cabros se toman el colegio para libertinaje. Estoy de acuerdo con el “rompe/paga”. Después de las tomas, los mismos apoderados son los que arreglamos el colegio, pintamos las salas y baños y hacemos aseo. El año pasado se hizo un concurso de quién pintaba mejor las salas. Hace años pusieron data show y computadores en todas las salas y no queda ninguno.

Apoderado: “Estoy de acuerdo con el rompe/paga. Después de las tomas, los mismos apoderados son los que arreglamos el colegio, pintamos las salas y baños y hacemos aseo”

– ¿Qué acciones legales tomarán?

– La Corte Suprema estableció que la toma es ilegal y no puede ser que un grupo minoritario esté manejando o haciendo algo ilegal. Ellos dicen que votan la toma, pero la votación de una toma es ilegal. Vamos a tomar acciones legales. Nos estamos haciendo asesorar por abogados, vamos a presentar un recurso de protección contra los responsables, muchos de los cuales no son del colegio.

– ¿Las demandas serán contra los alumnos?

– Contra los responsables. Si son los alumnos tendrán que responder los papás.

– Hubo una votación de deponer la toma y se desechó y se repitió.

– Así es. La votación fue el martes y ganó el no a la toma, pero la invalidaron porque según ellos no hubo un debido proceso y votaron el jueves y ganó el sí. La democracia sirve cuando a ellos les conviene.

– ¿Va a mantener a su hijo en el colegio?

– Es un tema que estamos analizando en la familia, y si no termina esta toma, lo vamos a sacar y enviar a otro colegio asumiendo el costo. Por el bien del niño, uno tiene que mirar que ha sido perjudicial para mi hijo mayor y del medio. La mamá no quería  matricularlo en el Nacional y yo quería que estuviera en ese colegio. Pero mirando el interés del niño, ya no le hace bien. El I. Nacional era un orgullo. Las filas eran impresionantes cuando uno postulaba. Hoy no hay fila, porque los papás ya saben que está en paros y tomas.