En conversación con "El Líbero", el ex candidato presidencial explica los lineamientos de su nuevo partido político "Ciudadanos", que apunta a diferenciarse de las coaliciones de izquierda y de derecha. Cuestiona a Camila Vallejo, a ME-O y a la UDI. Además, explica su propuesta de financiamiento a las campañas.
Publicado el 05.11.2015
Comparte:

“El centro político no es una mezcla, no es como el pisco sour”, comenta el ex candidato presidencial y ex ministro de Hacienda, Andrés Velasco a “El Líbero”, cuando se le pregunta por la definición de centro político.

El pasado lunes Velasco inició la constitución de “Ciudadanos” como nuevo partido político. “Ciudadanos” -que nace de lo que fue su movimiento Fuerza Pública y que lleva el mismo nombre de un partido centrista liberal español- apuesta a ser una alternativa a los partidos de derecha y de izquierda. “El centro no es una mezcla entre la derecha y la izquierda. El centro es una postura con ideas distintivas”, afirma.

Velasco en conversación con este medio desde las oficinas del centro de estudios “Plural” dirigido por Sebastián Sichel, explica los principales lineamientos y estrategia política de “Ciudadanos” y las diferencias clave del centro político con las coaliciones de izquierda y de derecha.

“Pensamos, a diferencia de la izquierda más tradicional, que la libertad es un valor absolutamente intransable, nosotros no creemos, como Camila Vallejo, que Cuba sea una luz que ilumina al continente en materia democrática”, explica.

-El lunes pasado se inició la constitución de “Ciudadanos” como partido político. ¿Por qué ese nombre? Existe un partido en España con el mismo nombre. 

-Primero que nada porque hubo una elección interna y ese nombre fue el que ganó, así que no fue una opción ni mía ni de nadie en particular. A mí me gusta, porque refleja el espíritu de lo que estamos haciendo, que es una alternativa distinta a los partidos tradicionales, que surge desde la ciudadanía. No tenemos ningún vínculo formal con lo que está haciendo “Ciudadanos” en España, vemos con interés lo que están haciendo, porque también están desafiando a los partidos tradicionales, son un partido liberal, de centro, pero en lo formal no tenemos ninguna conexión explícita.

-Ahora que se inició la constitución de “Ciudadanos” como partido, ¿cuáles son los próximos pasos? ¿Hay una estrategia electoral?

-Todas las cosas a su tiempo. Lo que estamos haciendo es constituir una institución y eso implica pasar de la etapa de ser un movimiento más informal a ser un partido. La ley fue hecha por los partidos ya establecidos, que se aseguraron que los partidos nuevos tuvieran que saltar muchas barreras, muchas vallas, pero este es un proceso que lo vamos a lograr y que dura meses. Vamos a ir extendiéndonos hacia los lugares que todavía no tenemos presencia.

-¿Llevarán candidatos para las municipales?

-Yo creo que la democracia tiene que ver con elegir candidatos democráticamente, no tenemos una decisión final sobre quiénes y sobre dónde, pero evidentemente lo que hacen los partidos es llevar candidatos municipales y eventualmente parlamentarios.

-Usted afirmó en una entrevista en El Mercurio que cada vez se sentía más opositor del gobierno de la Nueva Mayoría  y usted fue ministro de Hacienda de Michelle Bachelet, ¿por qué realizó esa afirmación?

-Yo me sentía cada vez menos interpretado por las posturas de la Nueva Mayoría. La Nueva Mayoría dejó de ser lo que la Concertación alguna vez fue, que era una alianza del centro con la izquierda y se transformó en una coalición con tendencias populistas, en la que “todas las micros le sirven”. Si hay alguna posibilidad de verse popular o de obtener un par de puntitos en las encuestas, bueno, subámonos a este micro, subámonos a esta liebre. Y el resultado ha sido una serie de cambios o reformas que han sido hechas con mucho apuro, con poca prolijidad y en varios casos con un diseño técnico bien cuestionable, y sin mucha claridad de para dónde va el barco. Nosotros como liberales estamos de acuerdo que se pueden hacer cambios, pero los cambios se pueden hacer bien, de modo cuidadoso o de modo precipitado.

-¿Cómo cuáles?

-Un ejemplo es la educación; sabemos que hay que hacer mejoras en la educación, pero nadie entiende que en algo tan importante como el financiamiento de la educación superior todavía después de un año nadie sepa cómo se va a financiar, qué jóvenes van a tener educación gratis, eso te revela una manera precipitada o una manera muy liviana de hacer políticas públicas.

-Al día siguiente de sus declaraciones Chile Vamos lo invita a sumarse en una segunda vuelta presidencial y usted por twitter lo descartó totalmente. ¿Su estrategia es tomar distancia de ambas coaliciones?

-Primero, las ideas. Nosotros creemos que se debe hacer política con personas que compartan nuestras ideas, y con la UDI, que es un partido conservador, antiguo, y que representa algunas de las posturas más tradicionales de Chile, no tenemos ninguna idea en común, así de sencillo. En cuanto a nuestro proyecto político, nuestro objetivo es constituirnos como una alternativa distinta. Tenemos la convicción de que en Chile las ideas de centro no están representadas, que mucha gente de clase media, hay muchos votantes que tienen ideas de centro, que quieren hacer cambios, que se preserve el crecimiento económico y esos votantes de clase media, esos jóvenes hoy día no ven en la tradicional constelación de partidos a alguien que los interprete, y nosotros queremos ser una alternativa distinta.

“Nosotros no creemos, como Camila Vallejo, que Cuba sea una luz que ilumina al continente en materia democrática”IMG_8719

-Usted está escribiendo un libro sobre el centro, ¿qué es el centro político? ¿Cómo se diferencia de la izquierda y de la derecha?

-El centro político no es una mezcla, no es como el pisco sourque tiene un poco más de pisco o un poco más de limón. El centro no es una mezcla entre la derecha y la izquierda. El centro es una postura con ideas distintivas. Nosotros pensamos, a diferencia de la izquierda y la derecha, que libertad e igualdad no son dos conceptos que compiten. Pensamos, a diferencia de la izquierda más tradicional, que la libertad es un valor absolutamente intransable, nosotros no creemos, como Camila Vallejo, que Cuba sea una luz que ilumina al continente en materia democrática. Pero entendemos, a diferencia de la derecha, que para que la libertad sea efectiva tiene que haber un elemento mínimo de igualdad.

-¿Qué conceptos o elementos promueven?

-Nos gusta especialmente el concepto de igualdad democrática, de igual ciudadana, que las personas se puedan expresar como iguales al interior de los temas democráticos y esa es una postura distintiva de la izquierda más ortodoxa y para qué decir, de la derecha más ortodoxa.

“ME-O ha sido desde un principio un candidato de una izquierda populista bastante tradicional”

-¿Cómo veo el liderazgo de Marco Enríquez Ominami (ME-O) como opción presidencial?

-ME-O ha sido desde un principio un candidato de una izquierda populista bastante tradicional. En Chile en todas las elecciones ha habido un candidato que encarna ese populismo latinoamericano, que en Chile, afortunadamente ha sido minoritario. Y ése es el conjunto de ideas que ME-O sigue defendiendo hasta el día de hoy. Por lo tanto, es un candidato que obedece a una postura política que en Chile ha sido minoritaria.

-¿Y usted va a ser candidato presidencial?

-Nosotros tenemos un proyecto político que pasa por constituir instituciones. Nosotros no hacemos un partido político en torno al personalismo de nadie y estamos a estas alturas recién viendo a quién y dónde vamos a llevar de candidato en las municipales. Yo creo que la verdad, en las actuales circunstancias políticas de Chile, con el Estado paralizado en temas como el Registo Civil, no hay nada más lejano de las preocupaciones que estar hablando de candidaturas.

-Tras los casos SQM y Penta, ¿cómo debiesen financiarse las campañas políticas?

-Nosotros tenemos la misma postura que hemos tenido hace años. Cuando fui candidato a las primarias, decía algo que en ese momento era muy impopular, pero yo lo decía porque lo creía, los partidos políticos deberían tener financiamiento púbico, porque cumplen un papel público. Obviamente, hay dos requisitos que tienen que cumplirse, que a los partidos políticos no les acomoda. Si va a haber fondos públicos, tiene que haber un nuevo contrato social que les diga a los ciudadanos cómo se gasta esa plata, y los partidos tienen que ceñirse a ciertas normas.

-¿Cómo cuáles?

-Refichar a sus militantes, por ejemplo, tener normas de democracia interna, elegir a las autoridades del partido democráticamente. Los partidos hacen elecciones internas que nadie entiende nada, y aquí nos estamos topando con otro cartel; tal como está el cartel del papel higiénico, está el cartel de los partidos tradicionales, que se han dedicado una y otra vez en el Congreso a torpedear la agenda de Eduardo Engel, que se supone que es la agenda del Ejecutivo, aunque el Ejecutivo no la ha defendido con mucha fuerza. Acá hay un pacto bien básico, financiamiento público para los partidos que juegan un rol público, pero con reglas claras y parejas para todos.

645X400“Se pueden hacer modificaciones (en la Constitución), sin la arrogancia intelectual de una tabla rasa, en la cual todo lo que hizo antes no vale nada”

-¿Cree que la próxima elección presidencial esté marcada por una nueva Constitución?

-No lo creo. Si bien es cierto que cuando le preguntan a la gente si quiere una nueva Constitución mucha gente dice que sí, cuando le pides que rankee las prioridades sobre los temas que más preocupan a las familias de clase media, la Constitución no es uno de los más prioritarios. Eso no significa que no sea importante.

-¿Cuál es su postura acerca de una nueva Constitución?

-Nosotros creemos que es importante y, de nuevo, no descubrimos esta idea ayer, creemos que hay que hacer modificaciones importantes al sistema político chileno, pensamos que los quórums para modificar la Constitución son muy altos,  pensamos que hay facultades del Tribunal Constitucional que habría que podar, pensamos que llegó la hora de elegir a los intendentes. Ahora, nada de esto implica tirar toda la experiencia democrática de los últimos 25 años y partir de cero. Podemos perfectamente que se pueden hacer modificaciones que abran los es rojos constitucionales, sin la arrogancia intelectual de una tabla rasa en la cual todo lo que hizo antes no vale nada.

 Colusión: “Que se establezca un régimen de sanciones penales”

-¿Cuál es su opinión sobre los últimos casos de colusión?

-Mi impresión es la peor y confirma una postura que yo personalmente y Fuerza Pública, tenemos hace mucho tiempo, que es aplicar sanciones penales, penas de cárcel.  Las posturas de la derecha han sido muy distintas. Yo era ministro de Hacienda y me tocó con el ministro de Economía de la época, tramitar la actual ley de la Fiscalía Nacional Económica (FNE)  y recibimos la oposición sistemática de los diputados de derecha, especialmente de la UDI. Nos decían que el mercado se regula solo, y que no era necesario. Y solamente esta ley, que hoy día hace posible las investigaciones, se aprobó cuando explotó el escándalo de las farmacias, se volvió totalmente impresentable oponerse a esta ley y por eso en 24 horas, los que antes se oponían votaron que sí. Y gracias a esa ley, que aprobamos en 2008-2009, tenemos hoy una Fiscalía con facultades que le permite investigar, de otra manera, no hubiéramos sabido ni del caso pollos, ni de papel higiénico, ni de varios otros escándalos de colusión.

 

 

-¿Cómo ve el panorama económico actual? Economistas han coincido en que el próximo semestre la economía estará en recesión.

-Yo el panorama económico lo veo preocupante, porque este año la economía va a crecer bastante poco, en torno al 2%, y cuesta imaginarse escenarios en los cuales la economía crezca mucho más, porque los principales componentes de la actividad económica se van a mantener creciendo a tasas parecidas o inferiores a las de este año. Ahora, la respuesta técnica es que la recesión  son dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, y eso con la información que tenemos hoy no es avizora.

-¿Cómo ha visto la evolución de los casos SQM y Penta?

-Yo desde el día uno he tenido la misma respuesta, los asuntos que están siendo revisados por la Fiscalía y respecto los cuales sólo se saben informaciones por trascendidos no me parece oportuno comentarlos, no lo he hecho nunca y no lo haré en esta oportunidad.