El ex ministro de Hacienda analizó las principales falencias de la economía chilena en el contexto internacional y planteó que el país tiene un "problema de productividad a largo plazo".
Publicado el 15.11.2014
Comparte:

“Me quedé pensando en lo que decía el canciller sobre la imagen internacional de Chile. Les cuento que hace dos semanas estuve en Kazajistán, probablemente uno de los lugares más remotos que uno se pueda imaginar. Iba pasando por los rayos X en el aeropuerto y el maletero ve mi pasaporte chileno y grita ¡Vidal, Vidal!  Está claro, Arturo Vidal, no Francisco Vidal“.

Así inició su intervención el ex ministro de Hacienda Andrés Velasco en el foro empresarial de Icare “Siendo Global”, aludiendo a uno de sus históricos rivales, el ex ministro Francisco Vidal. Su intervención es una de las pocas apariciones públicas que ha tenido después que se le vinculó al caso Penta. Luego de provocar risas en el público por su alusión a Vidal, Velasco inició su exposición, que estuvo centrada en analizar las principales falencias de la economía del país en el contexto internacional. Planteó que “en Chile tenemos un problema de productividad a largo plazo y la inserción internacional es una manera de abordar y ojalá ir resolviendo este problema”. Ante este escenario el ex candidato presidencial planteó que “si no tenemos empleo asociado a la productividad, no vamos a ser un país más igualitario”.

Para Velasco ese tema es uno de los mayores desafíos de Chile. Para demostrar el “tremendo desafío” que tiene el país en esta materia, lo ejemplificó, primero, a través de una comparación con Australia. Explicó que durante los años 60 el chileno que trabajaba producía un 40% menos que un australiano, cuestión que se mantiene 54 años después. “Con todos los cambios, seguimos siendo un país, en comparación con Australia, de poca productividad”, dijo.

En segundo lugar se refirió a las cifras de crecimiento de Chile dadas a conocer por el comité de expertos del Ministerio de Hacienda durante los últimos años. Manifestó que ese comité explicaba que el país tenía un crecimiento de 4,8% en 2008, misma cifra que en 2012, 4,5% en 2013 y 4,2% en 2014. “No sólo la potencialidad de crecimiento de Chile está estancada, sino que también tiene una leve tendencia a la baja(…) si no somos productivos, no vamos a ser más prósperos”, afirmó.

Además, explicó que en el país existe un “problema de escala” que permite que “las cosas se nos hagan más difíciles”. Para Velasco la escala es “clave”, sin embargo, reconoce que “subir la escala de producción es más fácil en un país grande que en un país chico”. ¿Cómo se enfrenta el problema?  Velasco planteó una serie de medidas como “aumentar la medida del mercado interno, volcarse al mundo, pero volcarse al mundo invirtiendo”.

 Su visión “más optimista” y el trabajo “público y privado”

Velasco explicó que sí existe una “visión optimista” de la economía del país. Afirmó que están pasando cosas útiles en la región, que “hay un desarrollo potencial importante para las inversiones, exportaciones en la Alianza del Pacífico” y que “es de las pocas regiones del mundo que está creciendo”. También valoró los 61 países con que Chile tiene acuerdos comerciales, sin embargo,  reconoció que “no basta sólo con firmar los acuerdos de libre comercio, sino que hay que usarlos”. De esta manera planteó que el país tiene el desafío de “desarrollar empresas más globalizadas y con las mejores prácticas de gestión”. ¿De qué forma? Explicó que esa pregunta se responde con “trabajo mancomunado del sector público y privado”.

 

FOTO: DAVID CORTES SEREY/AGENCIAUNO