En medio de la polémica que se ha generado por la iniciativa del gobierno que contempla que el Ejecutivo fije los aranceles de las universidades, el senador RN vuelve a liderar el debate al interior de la oposición, tal como lo hizo durante la tramitación del proyecto que pone fin al lucro, el copago y la selección. En conversación con "El Líbero", entrega sus primeras impresiones.
Publicado el 03.07.2016
Comparte:

El senador RN e integrante de la comisión de Educación, Andrés Allamand, fue quien lideró el debate en la oposición durante 2014 y 2015 durante la tramitación de la reforma educacional, sobre todo, en el proyecto que pone fin al lucro, el copago y la selección. El senador mantuvo una postura crítica sobre la iniciativa y acusó una serie de errores. Incluso, lanzó un polémico video, donde cuestionaba la reforma impulsada por el Ejecutivo.

Hoy, cuando el gobierno anunció que ingresará el proyecto de educación superior al Congreso, Allamand retoma el liderazgo de Chile Vamos para la discusión de esta iniciativa, que ha desatado una fuerte polémica tanto en la oposición como al interior de la Nueva Mayoría. Esto, debido a que el proyecto contempla que el Ejecutivo fije los aranceles universitarios, además de la poca claridad que existe en torno al contenido de la iniciativa.

En conversación con “El Líbero”, Allamand entrega sus primeras impresiones sobre el tema. “El proyecto, hasta ahora desconocido, es un enredo mayúsculo. Sólo queda claro que se aumenta la burocracia del Mineduc y las diferencias entre estudiantes, manteniendo odiosas discriminaciones”.

Para el senador RN, “hoy todas las universidades están afectadas. El proyecto logró una marca difícil de igualar: están en contra de las estatales, las del Consejo de Rectores y las privadas. El proyecto no le gusta a nadie”.

Según afirma Allamand, “el ánimo intervencionista es total. Van a fijar aranceles a gran cantidad de carreras, pero algunos alumnos quedarán eximidos y a ellos les podrán cobrar cualquier arancel. Inentendible”.

-“No hay una línea de mejorar el nivel de nuestras universidades. Todo queda igual. Apenas son parches para resolver problemas actuales. El resultado era previsible. Es un proyecto escrito a 20 manos y producto del tironeo entre ellas. El resultado refleja el viejo cuento del camello: un caballo dibujado por una comisión”.

FOTO: AGENCIA UNO