Desde que asumió como titular de Justicia, ha hecho noticia por sus polémicas intervenciones. En la tienda encabezada por Ernesto Velasco temen que esto le pudiera afectar al senador Alejandro Guillier, a quien proclamarán el próximo 7 de enero como su abanderado presidencial.
Publicado el 30.12.2016
Comparte:

Está confirmado: el 7 de enero el Partido Radical va a proclamar al senador independiente Alejandro Guillier como su abanderado presidencial. Este escenario tiene un efecto positivo para el parlamentario, como asegurarle un cupo en las primarias legales de la Nueva Mayoría el 2 de julio del próximo año; pero también tiene un lado B, que dice relación con los “efectos colaterales” que tiene convertirse en el candidato de un partido político.

Hace unos meses el diputado y experto electoral Pepe Auth decía a “El Líbero” que “para que Guillier crezca de verdad, va a tener que salir de la jaula radical”. Los dichos del ex PPD refuerzan una de las preocupaciones del entorno más íntimo del ex periodista, que tiene que ver con que al ser proclamado por el PR, quedará encapsulado en esa colectividad y dejará de ser un adherente de la Nueva Mayoría en general, lo que le da más amplitud, transversalidad y ya no podrá, por ejemplo, ser parte de las conversaciones para encontrar un candidato único del sector que aglutine a todos los partidos.

Otro efecto directo de la proclamación del sábado 7 es que Guillier “heredará” los activos y los pasivos del Partido Radical, una colectividad con tradición e historia, pero que también tiene flancos polémicos.

El más reciente es el que ha abierto uno de los tres ministros que el Partido Radical tiene en el gobierno: Jaime Campos, titular de Justicia. Lo cierto es que dentro del radicalismo hay cierta “incomodidad” con su actuar, debido a la sucesión de intervenciones polémicas que lo han obligado a rectificar o a excusarse. “Es una preocupación constante, no sabemos lo que va a decir y gran parte de las veces hemos tenido que salir a aclarar que él no representa al Partido Radical -aunque sea militante-, porque él está en un cargo de gobierno, por lo tanto representa a la Presidenta”, dice un parlamentario radical.

Otro militante de la tienda comenta a “El Líbero” que “hay molestia entre los radicales” y agrega que “nuestra misión es cuidar la imagen y la institucionalidad del PR y, por cierto, que sus declaraciones afectan tanto al partido como a Alejandro Guillier, que es nuestro candidato”.

Una de las preguntas abiertas que tienen estos días los radicales que participan en la organización del acto de proclamación de Guillier en la cúpula del Parque O´Higgins el 7 de enero es qué rol jugarán las autoridades que representan al partido en el Poder Legislativo y en el Ejecutivo y, en concreto, el ministro Campos. ¿Tendrá un lugar protagónico? ¿Aparecerá en las fotografías junto al flamante candidato Guillier?

El “polémico” testimonio de Campos donde se distanció del PR

Si bien es conocido que el presidente del PR, Ernesto Velasco, se enteró una hora antes -a través de un llamado de Ana Lya Uriarte- que en el último cambio de gabinete, un militante de sus filas integraría la cartera de Justicia y, por ende, que la decisión de su nombramiento no pasó por el Partido Radical; el hecho generó una cierta incomodidad en la tienda, ya que además el académico de la Universidad de Concepción meses antes de ingresar al gobierno había dicho en una entrevista con La Segunda que “si me preguntan hoy, debería ser Lagos Escobar (el candidato presidencial)”. Para nadie en el PR es un misterio que Campos no sólo fue ministro de Agricultura de Lagos, sino que también ha participado en algunas ocasiones en actividades de la Fundación Democracia y Desarrollo.

Si bien existía el “recelo” y la “convicción” de que su ingreso fue en “pro” del ex Presidente Lagos, en una comida que sostuvieron hace alrededor de dos semanas algunos miembros de la directiva del PR (donde no participó Ernesto Velasco) y militantes del partido en el Club La República, él habría contado cómo se concretó su nombramiento.

Según quienes participaron del encuentro, el abogado explicó que el ministro del Interior, Mario Fernández, lo visitó en su casa el día antes del cambio de gabinete y que en esa oportunidad habría hablado por teléfono con la Presidenta Michelle Bachelet, quien le habría solicitado que aceptara el cargo. Además contó que no era primera vez que se le pedía entrar al gabinete, sino que también lo habían contactado meses antes, pero que él estaba enfocado en otras cosas. “Todos sabíamos que él estaba interesado en ser gran maestro de la masonería; eso estaba bastante avanzado”, dice un miembro del PR.

Con esto, comentan asistentes al almuerzo, el titular de Justicia dejó en claro “que el cargo no se lo debe al partido, sino que era más bien mérito a su desempeño personal”. Un militante del partido que participó en el encuentro comenta a este medio que “somos respetuosos de la decisión de la Presidenta, pero claramente existe un grado de molestia, más aún si meses antes de que ingresara al cargo se había instalado en los medios como una figura del laguismo dentro del PR; la verdad es que hace rato que no creemos que las cosas son de casualidad”.

Es por eso que en la tienda ven esto como un escenario “complicado”, pensando que “por un lado no fue un ministro que propuso nuestra directiva, es cercano al laguismo y dice frases desafortunadas constantemente. Pero lo más grave, es que nos salpica tanto al partido, a Guillier y a nuestros eventuales candidatos parlamentarios”, porque “al estar en el gobierno, tiene visibilidad y él a la larga, es radical”.

Un miembro de la directiva del PR confirma que a la ceremonia de proclamación van a ser invitadas todas las “figuras” de la colectividad y que “sí será considerado el ministro”.  Pero será su decisión asistir.