La eléctrica enfrenta una demanda por US$2 mil millones de la compañía Arbiodo.
Publicado el 07.01.2018
Comparte:

“Venire contra factum proprium non valet (contradecir con posterioridad sus propios actos) es la acusación que hizo el abogado Pablo Miranda, especialista en causas relacionadas con los atropellos a los derechos de los accionistas minoritarios, a la empresa Enel en su requerimiento a la Superintendencia de Valores y Seguros del 29 de diciembre del 2017.

Para afirmar lo anterior, Miranda comparó los párrafos en que Enel informó al Mercado en noviembre 2017 sobre los litigios que enfrenta durante el Road Show, en marco de su reorganización societaria y lo que le informó a la SVS por un requerimiento del mismo abogado Miranda, cuando se le consulta a la eléctrica sobre los litigios que Enel Green Power enfrenta.

Miranda consignó que Enel le informó al mercado que, basado en “independent legal advise” (consejo legal independiente), no se consideraron contingencias producto de la demanda por más de US$2 mil millones que enfrenta de la minera Arbiodo.

Pero en su carta respuesta a la SVS del 19 de diciembre, Enel señaló algo diferente, al plantear que “basado en opiniones legales” no se consideraron contingencias, eliminando la palabra independiente.

Lo grave de esta afirmación, según el abogado Miranda, es que si efectivamente existió un informe de abogados independientes que informaron la posibilidad de que Enel tuviera que indemnizar a Arbiodo en la demanda por más de US$2 millones, presentada por la minera el 26 de diciembre del 2016 derivada de la concesión onerosa otorgada a Enel Green Power por el Ministerio de Bienes Nacionales el 27 de diciembre del año 2012, era remota, y en base a ese informe legal escrito, Enel no provisionó la demanda recibida, siguiendo el artículo 37 de la noma de contabilidad internacional (Nic 37), que establece la necesidad de un informe de abogados independientes para contabilizar o no una contingencia, entonces Enel estaría en lo correcto.

Pero si no existe ese informe de abogados independientes, como ahora le señala la eléctrica a la SVS, y que sólo le preguntaron a los abogados que defienden a Enel Green Power en la causa (y por lo tanto no pueden ser calificados como abogados independientes) entonces se estaría “ante un hecho muy grave, ya que en ese caso la eléctrica no sólo infringió el espíritu de la norma Nic 37 sino la letra de la norma contable”, acusa el abogado.

Por lo anterior, en su requerimiento a la SVS del 29 de diciembre pasado, Miranda solicitó copia del informe que Enel comunicó al mercado que existía y que después negó.

Enel Chile y Enel Generación anunciaron una fusión, pero uno de los accionistas minoritarios, la Sociedad de Inversiones y Asesorías Creative Investment Spa, presentó un recurso ante el organismo para que se entregue toda la información relevante, y se contemple el efecto que tendría dicho litigio en la adquisición de acciones.