Según un informe de Libertad y Desarrollo a enero de 2018 se han entregado un 98% de las viviendas de las familias damnificadas de los distintos procesos de reconstrucción. Sin embargo, cuando se excluye el Terremoto 27F el avance alcanza a un 84%.
Publicado el 11.03.2018
Comparte:

Cuando Sebastián Piñera asumió el poder el 11 de marzo de 2010, días después del terremoto 8,8° Richter y del tsunami del 27 de febrero, no tuvo otra opción que enfocar su administración a reconstruir y mejorar la situación que afectó a la zona centro y sur del país.

Pese a que de eso han pasado ocho años de la catástrofe un informe de Libertad y Desarrollo -basado en información entregada por el gobierno a través de los informes de avance del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) a enero de este año-, revela que aún no finalizan los procesos de reconstrucción del devastador terremoto, y señala que aunque de los 224.189 subsidios vigentes se habrían entregado 222.397 soluciones habitacionales, es decir casi su totalidad, aún quedan 792 familias sin solución.

El estudio también considera debacles que han ocurrido desde el 2010 hasta hoy, como el sismo en el Norte Grande, el incendio de Valparaíso, los temporales en el norte, el terremoto de Coquimbo y la erupción del Volcán Calbuco -el único que concluyó su proceso de reconstrucción- y señala que 6.268 familias damnificadas aún no tienen su vivienda. Si bien a enero de 2018 se han entregado un 98% de las viviendas de las familias damnificadas, cuando se excluye el Terremoto del 27 de Febrero el avance alcanza a un 84%, es decir, el 16% de los afectados por estas catástrofes aún no tendrían una solución habitacional.

Por otra parte, en el detalle de este informe se categorizan los devastadores episodios ocurridos en el país por cantidad de subsidios habitacionales asignados, como los ya ejecutados, en ejecución y los sin inicio (como se muestra en la tabla), e informa que el proceso de reconstrucción del terremoto de Coquimbo presenta el mayor retraso en la entrega de viviendas.

 

Otro hallazgo de esta investigación de LyD es que en 2017 se entregaron casi mil viviendas mensuales, una cifra muy por debajo de las 5 mil que se entregaron mensualmente entre 2012 y 2013 durante el gobierno de Sebastián Piñera.

Por último, entre enero de 2017 y enero de 2018 las viviendas que faltan por entregar -ya sea porque están en ejecución o sin inicio-, disminuyeron a un tercio, siendo el terremoto del Norte Grande el proceso de reconstrucción que más bajó, tal como se muestra en la segunda tabla. No obstante, también han renunciado un número importante de familias a los subsidios habitacionales, específicamente 2.075, de las cuales 1.726, es decir el 83%, corresponden a procesos de reconstrucción distintos al 27F.