Si en el primer año de Gobierno de la Presidenta Bachelet se generaron 97.100 puestos de trabajo para las mujeres, el año pasado cayó a apenas 26.800. Esta cifra representa al 23,5% del total de los empleos, ya que los hombres se beneficiaron con el 76,5% de dichos trabajos.
Publicado el 14.01.2016
Comparte:

“Debemos aumentar el número de chilenas con empleo. Sólo cinco de cada diez chilenas tiene trabajo, este número cae a tres de cada 10 mujeres en el 60% de los hogares más pobres. Queremos llegar a los niveles de los países desarrollados donde seis de cada 10 mujeres tiene empleo. Estos empleos deben ser formales, con todos sus beneficios y con salarios justos que no presenten una brecha entre hombres y mujeres”.

Ese fue el compromiso que asumió en su programa de gobierno de 2013 la entonces candidata presidencial Michelle Bachelet, pero las cifras durante sus dos primeros años de administración distan de ello en forma considerable.

Si antes de asumir la Mandataria, entre 2010 y 2013, la creación de empleos femeninos fue de 146 mil en promedio cada año, en 2014 cayó a 97 mil puestos de trabajo para las mujeres y el año pasado se desplomó a apenas 26 mil 800, lo que significa que se generaron 70 mil empleos femeninos menos, según un informe elaborado por el Instituto Libertad y Desarrollo (LyD) con datos oficiales de la encuesta mensual de desempleo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La drástica merma en apenas 12 meses también tiene un fuerte impacto en la distribución de los puestos de trabajo por género, ya que si en 2014 el 81,5% de los empleos creados fueron para mujeres, dicha tasa se desplomó a 23,5% el año pasado, lo que aumenta la brecha de ingresos respecto de los hombres.

Además, la soñada meta de Bachelet de que la tasa de participación femenina en el mercado laboral chileno sea de 60%, como en los países OCDE, está lejos de lograrse porque sigue estancada en 48%.

Se desploman trabajos por cuenta propia y empleadas domésticas

Los antecedentes del INE revelan que la caída en los puestos de trabajo en 2015 se debe, principalmente, a que hubo 11.320 empleos menos en el sector de cuenta propia, 17.180 menos de empleadas domésticas y 2.800 menos en los  familiares remunerados.

Cecilia Cifuentes, LyDLa investigadora de LyD que realizó el estudio, Cecilia Cifuentes, explica que la brecha entre empleos para mujeres  y hombres “aumenta la inequidad y desigualdad de ingresos que busca reducir el Gobierno”, y advierte que ello afecta especialmente a las mujeres jefas de hogar, que tienden a ser las más vulnerables ante la pérdida de empleo porque son las únicas fuentes de ingreso.

Respecto de la caída en los trabajos para las empleadas domésticas, Cifuentes señala que se debe, además de la desaceleración económica, a la legislación más restrictiva que pone trabas a dicho trabajo. “Hay que tener ojo con las legislaciones laborales más rígidas porque terminan perjudicando a quienes dicen beneficiar”, advierte la economista UC.

091214 TOMAS FLORES (10)CTomás Flores, académico de la Universidad Mayor, agrega que las mujeres con menor educación son parte de la fuerza de trabajo secundario, lo que significa que cuando la economía está en crecimiento salen a buscar empleo pero cuando se desacelera dejan de buscar, lo que explica que el desempleo femenino siga bajo (6,1%) según la última encuesta de desempleo de septiembre-noviembre de 2015 del INE.

“El crecimiento económico es indispensable para la creación  de empleos. Incluso, la merma en la creación de puestos de trabajo femeninos se da pese al bono estatal al “Trabajo de la Mujer” que financia parte del sueldo”, señala el economista.

Dicho beneficio, creado por Felipe Kast mientras se desempeñó como ministro de Desarrollo Social en el Gobierno de Sebastián Piñera, se entrega a mujeres de entre 25 y 59 años que pertenecen al 40% socioeconómicamente más vulnerable de la población. El monto se calcula según el nivel de ingresos y se entrega durante cuatro años continuos.

Por qué no aumenta el desempleo

Durante 2010-2013 en el país se crearon un millón 156 mil empleos, lo que promedia 289 mil puestos de trabajo por año. Pero durante los dos primeros años de Gobierno de Bachelet la economía ha generado 233 mil empleos, un promedio de 116 mil por año, apenas el 40% de lo creado en la administración de Piñera.

Pero ¿por qué entonces el desempleo está en 6,1% según el INE?

El estudio de LyD revela si bien la ocupación en doce meses está creciendo a un ritmo inferior al que mostraba hace un año (1,3% versus 1,8%), no se ha visto un aumento en la tasa de desempleo debido a que también se ha moderado el crecimiento de la fuerza de trabajo.

El menor crecimiento de la fuerza de trabajo tiene como contrapartida un aumento en los inactivos de 118 mil en doce meses, que si bien está algo por debajo de los elevados niveles de los primeros meses de 2015, es una cifra alta, contraria al objetivo de aumentar la tasa de participación.

Sin embargo, con un crecimiento económico por segundo año consecutivo en torno al 2%, el que “la ocupación crezca a tasas en torno a 1,5% parece elevado, por sobre lo que se veía en períodos anteriores. En parte esto se explicaría por una disminución de las horas trabajadas promedio por empleado de 0,6% en doce meses. De todas formas, algunos sectores de actividad muestran dinamismo  en materia laboral, dentro de los cuales los más importantes son la construcción, el sector de hoteles y restaurantes y los servicios sociales y de enseñanza. Los sectores en los que se observa una destrucción importante de puestos de trabajo son minería, comercio y servicio doméstico”, concluye la investigadora Cecilia Cifuentes.

creacion de empleos 2010-2015

FOTO: FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO