“El Líbero” seleccionó algunos de los más importantes momentos que posibilitaron el regreso a la democracia y que fueron claves en la transición de nuestro país.
Publicado el 24.07.2017
Comparte:

Han pasado nueve días desde que el ex ministro Cristián Larroulet y el jefe programático de Sebastián Piñera, Gonzalo Blumel, anunciaran en El Mercurio la propuesta que baraja el comando del candidato de Chile Vamos de crear un “Museo de la Democracia”, y diversas figuras del mundo público se han referido al respecto. Historiadores, políticos, académicos y el director del Museo de la Memoria han apoyado o rechazado la idea de construir un espacio que entregue una visión “amplia y transversal” sobre la transición democrática del país. Y hasta en programas de debate político en televisión ha habido airados desencuentros sobre el tema, como el que protagonizaron Sergio Melnick y Patricio Fernández la semana pasada (ver aquí).

Pero la idea, que está supeditada a un triunfo del ex presidente en las próximas elecciones, aún está verde. No hay plazos ni lugar definido para instalarlo y una comisión de historiadores deberá determinar las temáticas que serán incorporadas en la muestra, aunque ya se esboza que lo más probable es que se aborde un período que va desde la década de los 80 hasta bien entrados los 90.

“Está lleno de actos, instituciones y eventos políticos que es bueno recordar, y que extranjeros y estudiantes conozcan”, dijo hace unos días el ex titular de la Segpres.

Pero ¿cuáles son esos hitos? Consultando distintas fuentes informativas, “El Líbero” escogió 20 de los más importantes momentos que posibilitaron el regreso a la democracia y que fueron clave en la transición de nuestro país, e hizo una recopilación de documentos y archivos audiovisuales que vale la pena recordar.

Nueva Constitución: Plebiscito de 1980 y Caupolicanazo

Mediante esta consulta realizada el 11 de septiembre de 1980, en la que participaron más de seis millones de personas, se aprueba la nueva Constitución con el 67% de los votos, mientras un 30% la rechaza. Los resultados fueron cuestionados por los detractores del régimen militar por no haber registros electorales vigentes. De esta forma, se da curso para que la nueva Carta Magna (el texto original se puede leer aquí) comenzara a operar a contar del 11 de marzo de 1981. En la Constitución, en la parte de las disposiciones transitorias, se establece que el general Augusto Pinochet asumiría la presidencia de la república hasta marzo de 1989.

 

Pero antes de que se llevara a cabo el plebiscito, el 27 de agosto de 1980, los detractores al régimen militar organizan un masivo acto en el Teatro Caupolicán para llamar a la población a rechazar la nueva Constitución. Por su relevancia en el contexto histórico, el evento quedó bautizado como el “Caupolicanazo”. El principal orador del evento fue el ex presidente Eduardo Frei Montalva, quien cuestionó los fines de la consulta en un encendido discurso.

“El proyecto no es ni siquiera un intento de transición, sino una prolongación y consolidación del actual poder personal. Todo esto es, en líneas fundamentales, lo que se somete a plebiscito. No somos enemigos del plebiscito como forma de consulta popular. Al contrario. Pero queremos un plebiscito verdadero”, dijo (leer discurso completo aquí).

El dedo desafiante de Lagos

El 25 de abril de 1988, los dirigentes del recién creado Partido por la Democracia (PPD), liderados por Ricardo Lagos, son invitados a participar al programa de debate político “De cara al país”, conducido por la periodista Raquel Correa. El momento pasaría a la historia porque Lagos aprovechó el espacio para interpelar directamente a Augusto Pinochet, mirando fijamente a la cámara y apuntándolo con su dedo. “Usted le promete al país otros ocho años, con tortura, con asesinatos, con violación a los Derechos Humanos. Me parece inadmisible que un chileno tenga tanta ambición de poder de pretender estar 25 años en el poder. Chileno alguno nunca ha estado así”, dijo.

 No a Pinochet: Plebiscito de 1988

A inicios de 1987 se legalizan los partidos políticos y se abren los registros electorales para preparar el plebiscito de 1988. En la organización de todo este proceso juega un rol destacado el director del Servel de ese entonces, el recientemente fallecido Juan Ignacio García. En la consulta popular, los chilenos debían votar por la permanencia de Pinochet en el poder hasta el 11 de marzo de 1997, o la realización de nuevas elecciones para poner fin a la dictadura. Se realiza el 5 de octubre y el NO a Pinochet triunfa con el 54,71% de los votos, frente a un 43,01% del SÍ. Con el triunfo dela opción NO, se extiende por un año el mandato de Pinochet, que debía culminar originalmente el 11 de marzo de 1989.

Plebiscito de reforma a la Constitución de 1989

Se realiza el 30 de julio de 1989 para hacer 54 reformas a la Constitución de 1980 (ver detalle de las reformas aquí), las que fueron consensuadas entre el gobierno y los partidos políticos vigentes tanto oficialistas como de oposición. Las modificaciones fueron aprobadas con una abrumadora mayoría de 91,25%, pues casi todos los partidos existentes hicieron un llamado a votar por la opción SÍ en sus distintas franjas televisivas. Este es tal vez el puntapié inicial de la que luego sería conocida como la “democracia de los acuerdos”.

Esa noche, tras conocer los resultados, Pinochet dijo en cadena nacional que “los chilenos hemos dado una nueva demostración al mundo de nuestra madurez cívica y sentido de responsabilidad patriótica (…). Nos comprometemos solemnemente ante Dios y ante la Patria, en respetar y hacer respetar la Constitución de la República que hemos generado y que el pueblo chileno, en dos oportunidades, ha ratificado mayoritariamente”.

Aylwin vs. Büchi: primer debate presidencial de elecciones 1989

El 9 de octubre de 1989, los candidatos presidenciales de la Concertación y de Democracia y Progreso, Patricio Aylwin y Hernán Büchi, respectivamente, se enfrentan en un debate televisado.

Aylwin gana las elecciones de 1989

El candidato de la Concertación y militante de la Democracia Cristiana, Patricio Aylwin, triunfa en las elecciones presidenciales al superar con el 55,17% de los votos a Hernán Büchi (29,40%) y Francisco Javier Errázuriz (15,43%). Asimismo, se escoge después de más de 15 años a diputados y senadores para que integren el nuevo Congreso.

Despedida de Pinochet, cambio de mando y primer discurso del nuevo Presidente

Entre el 10 y 12 de marzo de 1990 ocurren tres hitos importantes. Tras casi 17 años en el poder, Pinochet realiza una cadena nacional para dar su discurso de despedida. “En breves hora más, el gobierno que me honro en presidir hará entrega del poder político a las nuevas autoridades elegidas democráticamente por el pueblo chileno (…). Esta noche he querido dirigir a todos y cada uno de mis compatriotas un sentido saludo para expresarles en nombre de las Fuerzas Armadas y Carabineros nuestra satisfacción y legítimo orgullo por la histórica oportunidad que nos brindaron de conducir al país cuando los intereses más sagrados de la patria lo exigieron (…). En horas difíciles para la patria, estuve dispuesto y lo estaré siempre a enfrentar a los enemigos de la libertad y de la democracia sin temores ni vacilaciones (…). Los invito desde ya a fundirnos en un solo gran abrazo fraterno y a gritar con toda la fuerza de nuestros corazones y voluntades, ¡Viva Chile!” dijo Pinochet en su alocución.

Al día siguiente, en el recién estrenado Congreso de Valparaíso, Patricio Aylwin jura como nuevo Presidente de la República en una ceremonia comandada por el presidente del Senado, Gabriel Valdés. Pinochet, en tanto, queda como comandante en jefe del Ejército hasta 1998 y después pasa a ser senador vitalicio hasta su renuncia en 2002.

El 12 de marzo, en un multitudinario acto en el Estadio Nacional, Aylwin brinda su primer discurso a la nación como nuevo Presidente. “Hoy celebramos un nuevo amanecer. Más que festejar el triunfo concretado formalmente ayer en la transmisión del mando ante el Congreso Pleno, solemnizamos en este hermoso encuentro nuestra firme voluntad de forjar la unidad nacional por caminos de reconciliación entre todos los chilenos sobre las bases del respeto mutuo (…). Es hermosa y múltiple la tarea que tenemos por delante. Restablecer un clima de respeto y de confianza en la convivencia entre los chilenos, cualesquiera sean sus creencias, ideas, actividades o condición social. Sean civiles o militares (pifias). Sí señores, sí compatriotas, civiles o militares, Chile es uno solo (ovación). Las culpas de personas no pueden comprometer a todos. Tenemos que ser capaces de reconstruir la unidad de la familia chilena”, fueron algunas de sus palabras.

Informe Rettig: Aylwin pide perdón por violaciones a DDHH

El 25 de abril de 1990, el Presidente Patricio Aylwin crea la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, cuya misión fue contribuir por primera vez al esclarecimiento global de la verdad sobre las violaciones a los Derechos Humanos cometidas entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990. La comisión fue presidida por el jurista y ex senador Raúl Rettig e integrada por Jaime Castillo Velasco, José Luis Cea, Mónica Jiménez de la Jara, Ricardo Martin Díaz, Laura Novoa, Gonzalo Vial Correa, José Zalaquett y Jorge Correa Sutil. Tras casi un año de trabajo, la comisión entrega el 8 de febrero de 1991 el informe final (ver aquí), donde se concluye que 2.279 personas perdieron la vida en este período, de los cuales 164 los clasifica como víctimas de la violencia política y 2.115 de violaciones a los derechos humanos.  La Comisión propone, además, una serie de medidas compensatorias para los familiares de las víctimas.

En cadena nacional, realizada el 4 de marzo de ese año, Aylwin pide perdón en nombre del Estado a los familiares de las víctimas (ver discurso completo aquí). Pinochet, en tanto, le resta “validez histórica y jurídica” al informe.

Asesinato del senador Jaime Guzmán

El 1 de abril de 1991, pocos días después del histórico perdón de Aylwin a las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos, miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez asesinan a tiros al senador de la UDI, Jaime Guzmán, a la salida del campus oriente de la Universidad Católica. A su multitudinario funeral asisten el Presidente Patricio Aylwin y Ricardo Lagos, su contendor en la elección senatorial de 1989.

Lucha contra el terrorismo político: creación de “La Oficina”

Tras el asesinato de Jaime Guzmán perpetrado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, el gobierno de Patricio Aylwin crea el Consejo Coordinador de Seguridad Pública, que fue conocido popularmente como “La Oficina”. ¿Su misión? Desarticular a los grupos subversivos que siguieron activos tras el retorno a la democracia y que, meses más tarde del asesinato al senador, secuestran a Cristián Edwards (ver video de su liberación aquí).

Como coordinador del Consejo queda el actual diputado Marcelo Schilling, que en el gobierno de Salvador Allende había desempeñado labores en la guardia personal del Presidente. En pocos meses, y logrando infiltrar las células terroristas que seguían activas, “La Oficina” logra la desarticulación de esos grupos (ver entrevista a Marcelo Schilling explicando el rol de “La Oficina”).

El “Boinazo” de 1993 por los “Pinocheques”

Uno de los momentos más tensos que debe enfrentar el gobierno de Aylwin ocurre el 28 de mayo de 1993, en lo que se recuerda actualmente como el “boinazo”, por las boinas negras que utilizaron los comandos del ejército que se reunieron armados a los alrededores del Palacio de La Moneda luciendo uniforme de combate. La acción de amedrentamiento, que pilla al Presidente fuera del país, ocurre tras la publicación en el diario La Nación de la noticia que se reabriría el caso conocido como “Pinocheques” (ver aquí). Posteriormente, el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle pide que se cierre el caso por “razones de Estado”.

Detención de Pinochet en Londres y regreso a Chile

El 16 de octubre de 1998, tras realizarse una operación en Londres, Augusto Pinochet, en ese entonces senador vitalicio, es detenido por una orden dictada desde España por el juez Baltasar Garzón. Ese día, el Presidente de Chile, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, se encontraba participando en una Cumbre Iberoamericana en Portugal. Sus primeras reacciones fueron: “Pensamos y creemos que se está violando la inmunidad diplomática de la que gozan todos los parlamentarios en Chile desde siempre. Y también hay otro principio fundamental en el derecho internacional, que lo hemos sostenido desde siempre, que es la extraterritorialidad de la justicia. Entonces, en esa materia, nosotros creemos que eso es lo que corresponde hacer (…). Nosotros instruimos a nuestro embajador para que hiciera la presentación formal de nuestra protesta”. Al ser consultado por si le incomodaba tener que hacer este acto de protesta, contestó: “Creemos que hay que respetar las leyes chilenas. Esta inmunidad diplomática protege a todos los parlamentarios. Y pensamos que las personas chilenas deben ser juzgadas por los tribunales chilenos”. En la misma línea se manifestó el entonces canciller José Miguel Insulza, quien fue el encargado de liderar la estrategia para traer a Pinochet de vuelta a Chile, hecho que se concretó finalmente el 3 de marzo del año 2000.

Lagos: El primer socialista en llegar a La Moneda después de Allende

El 11 de marzo del año 2000, ocho días después de la llegada de Pinochet a Chile, Ricardo Lagos asume como Presidente de la República, transformándose en el primer socialista en ocupar el sillón principal de La Moneda desde Salvador Allende. Pero su llegada no fue fácil. Por primera vez desde la vuelta a la democracia hubo que realizar un balotaje, pues en primera vuelta no logró la mayoría absoluta. Sólo obtuvo un 47,96% de los votos, un virtual empate con el candidato de la Alianza, Joaquín Lavín (47,51%).

Mesa de Diálogo sobre Derechos Humanos

En agosto de 1999, el gobierno de Eduardo Frei Montalva crea la Mesa de Diálogo sobre Derechos Humanos, integrada por miembros del Ejecutivo, Fuerzas Armadas y de Orden, abogados, religiosos, y personas del ámbito de la cultura y la ciencia (ver detalle de integrantes aquí). Uno de los propósitos era avanzar en la búsqueda de los detenidos desaparecidos durante la dictadura. La mesa finaliza en junio del año 2000, en el gobierno de Ricardo Lagos, y estas fueron sus conclusiones. Asimismo, aquí se expone el discurso final de Lagos, las reflexiones del abogado José Zalaquett y la carta que envió al ministro de Defensa del gobierno de Frei, Edmundo Pérez Yoma, el brigadier Ernesto Videla a propósito de la creación de la mesa.

El acuerdo político que salvó a Lagos tras MOP-GATE

El 30 de enero de 2003, en medio del escándalo MOP-GATE que tuvo a Ricardo Lagos por las cuerdas –por ese entonces se decía que probablemente no alcanzaría a terminar su mandato-, el Presidente cita a La Moneda a los timoneles de todos los partidos con representación parlamentaria y, en un acto en el salón Montt-Varas, anuncia al país que se había sellado un acuerdo entre las colectividades para despachar en el transcurso de ese año una batería de 49 proyectos sobre reformas del Estado; Transparencia y Probidad; y agenda Pro Crecimiento (ver documento del acuerdo aquí). En su discurso, Lagos dijo que con el acuerdo “gana Chile y no el gobierno, ni la oposición, sino que la ciudadanía chilena”, agregando que “las campanadas de alerta nos señalaron que los cimientos básicos estaban siendo amenazados” y que con esto “se soluciona la vieja relación entre dinero y política”. En tanto, el ministro de Interior de la época y uno de los artífices del acuerdo político junto con Pablo Longueira (UDI)José Miguel Insulza, agradeció a los partidos por haber consensuado la agenda.

Comisión Valech sobre detención y tortura

La Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura fue creada en septiembre de 2003 y estuvo presidida por monseñor Sergio Valech e integrada por siete profesionales, entre abogados y psicólogos. El objetivo fue complementar la información recabada por la comisión Rettig, esta vez incorporando no sólo a las víctimas fatales, sino que a las personas que sufrieron detenciones y torturas durante el régimen militar. El informe final (que se puede revisar aquí) decretó que hubo más de 35.000 víctimas, a las que se determinó brindarles distintas reparaciones por parte del Estado. Entre 2010 y 2011 se realizó la comisión Valech 2, ampliándose el número de víctimas.

Lagos firma la “nueva” Constitución de 2005

El 26 de agosto de 2005 se promulga la ley 2050 (ver aquí), que introduce más de 50 modificaciones a la Constitución que fueron consensuadas entre el gobierno de Ricardo Lagos y la oposición. El 17 de septiembre de ese año, en un acto en el Palacio de La Moneda con la presencia de dirigentes de todos los partidos políticos, Lagos firma el nuevo texto constitucional que eliminaba, por ejemplo, a los senadores designados y vitalicios, modificaba el Cosena, permitía al Mandatario remover a los comandantes en jefe y reducía el período presidencial de seis a cuatro años.

Algunos pasajes de su discurso (que se puede leer completo aquí):

“Los chilenos fuimos capaces de sobreponernos a la violencia y al miedo, aceptamos nuestra diversidad y poco a poco, paso a paso, logramos encarar y resolver pacíficamente los desacuerdos”.

“Tuvimos que explorar varios caminos para salir del laberinto autoritario, iluminados por la convicción que sólo la más amplia unidad de la ciudadanía haría posible recuperar lo que la división nos llevara a perder”.

“Chile merecía y merece una Constitución democrática, de acuerdo a los actuales estándares internacionales de la democracia en el mundo, y eso es lo que el Congreso Pleno ha aprobado hace algunos días y que hoy procedemos a firmar”.

“Chile cuenta desde hoy con una Constitución que ya no nos divide, sino que es un piso institucional compartido, desde el cual podemos continuar avanzando por el camino del perfeccionamiento de nuestra democracia”.

El país se polariza con la muerte de Pinochet

Tras ser procesado años antes por violación a los Derechos Humanos y por el caso Riggs, el general Augusto Pinochet muere finalmente el 10 de diciembre de 2006 de un infarto al miocardio. El país era gobernado por la primera Presidenta mujer en la historia de Chile, Michelle Bachelet, quien había sido torturada en Villa Grimaldi. El país se polariza y mientras miles de chilenos hacen filas de varias horas para ir al velatorio de Pinochet, otros cuantos celebran su muerte. El gobierno decide no rendirle honores como jefe de Estado sino que sólo como comandante en jefe del Ejército.

La alternancia: Piñera llega a La Moneda

El 17 de enero del año 2010, Sebastián Piñera triunfa en la segunda vuelta presidencial al derrotar con un 51,61% de los votos al ex mandatario Eduardo Frei Ruiz-Tagle (48,38%). En su discurso, agradece a la Concertación por las cosas realizadas en los 20 años de gobiernos consecutivos y anuncia que su administración será de “unidad nacional” para derribar “los muros que hoy nos dividen”.

El 11 de marzo de ese año, en medio de fuertes réplicas del terremoto del 27 de febrero, Piñera asume como jefe de Estado.

Bicentenario de Chile: La reunión de todos los presidentes

Pocos meses después, en septiembre, a Piñera le toca encabezar las celebraciones del Bicentenario de Chile, a las que invita a participar a los ex presidentes Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet. Ahí, anuncia la instalación de una mesa de diálogo para resolver el conflicto mapuche.